×

Nuestra vida en su totalidad es ejemplo para quienes nos rodean. Aún recuerdo cuando una hermana en Cristo me comentó que sus hijas pequeñas nos imitaban cuando jugaban entre ellas. Nuestras acciones y decisiones reflejan lo que hay en nuestro interior. Si en nuestro carácter no estamos demostrando la obra transformadora de Cristo, nuestra imagen seguirá siendo la de un pecador sin salvación.

Cada día, por medio de nuestra personalidad, mostramos quiénes somos. En medio de una cultura que nos llama a comportarnos a su manera y conforme a sus normas, nosotros tenemos recursos que nos ayudan a comprender cómo reaccionar ante esta presión. La autora de Nadie como Él y profesora de estudios bíblicos en Texas, Jen Wilkin, en su nuevo libro A su imagen nos recuerda cuán importante es marcar la diferencia en nuestro carácter, buscando ser cada vez más semejantes a Cristo.

Wilkin nos muestra distintos atributos comunicables de Dios, los cuales ella define como “aquellas características Suyas que pueden hacerse realidad en nosotras también” (p. 20). Cada uno de estos atributos conforma un capítulo del libro:

  • Dios, el más santo.
  • Dios, el más amoroso.
  • Dios, el más bondadoso.
  • Dios, el más justo.
  • Dios, el más misericordioso.
  • Dios lleno de gracia.
  • Dios, el más fiel.
  • Dios, el más paciente.
  • Dios, el más veraz.
  • Dios, el más sabio.

El objetivo de la autora es que, a la luz de las Escrituras y guiadas principalmente por estos diez atributos, seamos capaces de representar como es debido a nuestro Dios soberano, inmutable e infinito, a través de nuestras vidas, siguiendo el mayor ejemplo de todos: el de Cristo como su perfecta imagen.

A su imagen

A su imagen

Poiema Publicaciones. 160.

Por medio de la lectura de A su imagen, no solo descubrirás diez atributos comunicables de Dios que podemos conocer en Cristo, sino que también podrás comprender cómo los creyentes tenemos la capacidad de reflejarlos. Este libro te llevará a través de las Escrituras a considerar lo que debes cambiar en tu vida y te ayudará a tener una mejor comprensión de cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Poiema Publicaciones. 160.

Forma parte de Su propósito

Todo cambio comienza a partir de la santidad. Este es el primer atributo que todo creyente ha de identificar y trabajar en su vida. Respecto a este tema, la autora señala que “la voluntad de Dios para tu vida es que seas santo, que en tu vida sea evidente que has sido apartado” (p. 26). Ser santos forma parte de nuestra identidad como hijos de Dios,y es a partir de esa santidad que podemos trabajar en conjunto los demás atributos para reflejar Su imagen.

Desde la creación del hombre podemos ver que, entre los propósitos de Dios, estaba que Su imagen fuera reflejada a través de nuestras vidas (Gn 1:26). Con la Caída y el pecado, los seres humanos nos alejamos cada vez más de aquella voluntad divina y buscamos nuestra propia verdad, pero solo “logramos tener una alegría completa cuando buscamos reflejar a nuestro Creador. Para eso fuimos creados. Es la voluntad de Dios para nuestra vida” (p. 144). Fuimos diseñados para reflejar Su imagen. A pesar de que nuestro pecado dañe esa imagen, sus mismos atributos eternos son capaces de restaurarla y definirla en nuestras vidas por medio de la obra transformadora de Cristo.

Forma parte de un proceso

En el cambio constante para llevarnos a ser semejantes a Su Hijo, Dios nos deja la herramienta necesaria para poder conocerle e identificar cada uno de sus atributos: Su Palabra. La importancia de conocerla es fundamental, ya que “cuando pasamos tiempo en la Biblia, nuestra vida comienza a dar testimonio de su mensaje fiel. Nosotros mismos nos convertimos en piedras de remembranza para los que nos rodean” (p. 99). Las “piedras de remembranza” eran montículos de piedras erigidos por los israelitas en aquellos lugares donde Dios había mostrado su poder sobrenatural a favor del pueblo (Jos 4:7). Es a través de la Palabra que podemos conocer más a Dios; y al hacerlo, también podemos reflejar cada parte de Él en nuestra vida cotidiana.

Considerar nuestra posición frente a Dios será siempre el primer paso para realizar un cambio en nuestras vidas, en especial en los aspectos que sabemos que hemos de fortalecer, para ser más parecidos a Él. Por medio de la lectura de A su imagen, no solo descubrirás estos diez atributos que podemos conocer en Cristo, sino que también podrás comprender cómo los creyentes tenemos la capacidad de reflejarlos. Este libro te llevará a través de las Escrituras a considerar lo que debes cambiar en tu vida y te ayudará a tener una mejor comprensión de cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta (Ro 12:2).

Sé como Jesús

Wilkin afirma que, por lo general, nos inclinamos a discernir la voluntad de Dios preguntando: “¿Qué debo hacer?”. Pero la voluntad de Dios tiene que ver primeramente con quiénes somos y después con lo que hacemos. Al cambiar la pregunta a “¿quién debo ser?”, vemos que la voluntad de Dios no está oculta para nosotros en su Palabra, sino que se revela claramente. La Biblia responde de esta forma: “Sé como Jesucristo, quien representa perfectamente la imagen de Dios en forma humana” (p. 19).

La voluntad de Dios para nuestras vidas es que seamos transformados a la imagen de Cristo, cuya encarnación nos muestra a un ser humano conformado perfectamente a la imagen de Dios. A su imagen considera cómo podemos reflejar una semejanza a nuestro creador. Pero ya que la respuesta de la Biblia a “¿quién debo ser?” es “sé como la imagen de Dios”, debemos preguntar ¿quién es Dios? Este libro trata sobre esta pregunta clave y te llevará, por medio de una lectura amigable, a través de profundas verdades bíblicas con una excelente claridad didáctica.

No esperes más: si necesitas conocer mejor a tu Señor, esta lectura te será de gran ayuda.

CARGAR MÁS
Cargando