Discurso de Malcolm Muggeridge, digno de leerse

Compartir

Miramos hacia atrás en la historia y ¿qué es lo que vemos? Imperios que se levantan, imperios que caen [en el olvido]; revoluciones y contrarrevoluciones; riquezas acumuladas y riquezas dilapidadas. Shakespeare ha escrito de la subida y de la caída de los más grandes que, al igual que la marea, suben y bajan con la luna.

He mirado hacia atrás y he visto a mis propios compatriotas [del Reino Unido], que una vez dominaron la cuarta parte del mundo convencidos, la mayoría de ellos, de la popular canción que dice que ‘El Dios que los hizo poderosos, los hará todavía aún más poderosos.’

Oí a un austríaco demente (Hitler) anunciar al mundo el establecimiento de un imperio que duraría mil años. Vi a un payaso italiano (Mussolini) decir que iba a parar y a comenzar el calendario con su ascenso al poder. He escuchado de un asaltador y homicida en el Kremlin (Stalin) de quien la elite intelectual decía que era más sabio que Salomón, más humano que Marco Aurelio y más iluminado que Ashoka.

He visto a América mucho más rica y, en lo que a maquinaria militar se refiere, más poderosa que el resto de los países del mundo juntos; hasta el punto que si los americanos hubiesen querido, hubiesen podido superar a César o a Alejandro Magno en la magnitud y escala de sus conquistas.

Todo [esto] en el transcurso de una sola vida; todo en una sola vida. ¡Todo el viento se lo llevó!

Hoy Inglaterra es parte de una pequeña isla de Europa, amenazada por el desmembramiento [de los nacionalismos] e incluso con la bancarrota.  Hitler y Mussolini, muertos, son recordados sólo en la infamia. Stalin, hoy es un nombre prohibido en el régimen que él mismo ayudó a fundar y que dominó por unas tres décadas. América acosada por el miedo de quedarse sin el precioso combustible que mantiene viva la actividad frenética de sus carreteras; envuelta en la polución y con una herida en la memoria por una desastrosa campaña en Vietnam y el escándalo político del  Watergate.

Todo en transcurso de una sola vida; todo en una sola vida… ¡todo se ha ido a pique en una sola vida!

[Pero], de entre los escombros de estos superhombres se levanta la gigantesca figura de Uno debido a quien, por quien, en quien y a través de quien solamente el hombre todavía puede obtener la paz [que tanto anhela] – [se trata de] la persona de Jesucristo. Él es el camino, la verdad y la vida, ¿le conoces?

Traducción de kerigma.net. Usado con permiso.

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =

CARGAR MÁS
Cargando