Por qué debes predicar el evangelio, al cristiano, para la iglesia

 | 
Compartir

¿No es cierto que la buena predicación siempre acontecerá a través de la predicación de la Palabra de Dios? No se qué pienses acerca del tema, pero yo estoy convencido de que si hay un cambio interno en las personas en nuestras iglesias, esto ocurrirá por el poder transformador de la Palabra de Dios. Después de todo, nuestras palabras no cargan poder ni autoridad. Solo la Palabra de Dios se puede caracterizar así. Entonces, cada mensaje que predicamos debería ser cuidadosamente hilvanado no para proclamar nuestro propio mensaje sino el de ese pasaje en particular.

Uno de los peligros de la predicación es que si no sabes cómo acercarte al texto bíblico, puedes empezar a predicar cualquier ridiculez que llegue a tu mente. Cuando estudio un pasaje con el fin de predicarlo, a veces me ayuda hacerle preguntas al pasaje que guían mi predicación a ser expositiva y relevante a los oyentes. Aunque los pasajes de la Escritura que examinamos en nuestras iglesias pueden variar, una forma de enfocar nuestra predicación es destacando estos tres elementos: el evangelio, el cristiano y la iglesia.

Nuestra predicación debería apuntar a contestar las siguientes tres preguntas:

  1. ¿Qué es el evangelio?
  2. ¿Qué es un cristiano?
  3. ¿Qué es la iglesia?

No estamos buscando comunicar conocimientos, emociones y aplicaciones para cualquier tema. Más bien, el contenido de nuestra predicación debería girar alrededor de estos tres elementos: el evangelio, el cristiano y la iglesia. Piensa en estos tres elementos como las capas de una esfera. Comenzando con el centro, cada capa debe definirse y explicarse antes de explicar la capa más externa. Estos tres elementos básicos son necesarios para que los cristianos tengan una cosmovisión cristiana funcional y construyan una secuencia natural de aprendizaje.

Después de todo, no podemos hablar acerca de qué es la iglesia sin definir antes qué es un cristiano, y no podemos dar una definición de cristiano sin antes haber explicado qué es el evangelio. Ciertamente la gama de temas que se tratan en su iglesia variarán, pero estos tres elementos nos dan una estructura a seguir, una dirección para guiar a nuestra gente y puntos a seguir para la aplicación personal.

Debemos estar listos para contestar las preguntas:

  1. ¿Nuestro sermón le da esperanza y un entendimiento más profundo del evangelio a las personas, la misma vida y obra de Jesucristo y su implicación para nuestras vidas hoy? (evangelio)
  2. ¿Nuestro sermón provee instrucción precisa con respecto a qué define a un cristiano y qué hace éste en cuanto al pasaje de la Escritura que es está examinando? (cristiano)
  3. ¿Nuestro sermón señala a las personas el propósito de Dios de discípulos haciendo discípulos en el contexto de la iglesia local? (iglesia)

¿Por qué el evangelio?

El evangelio es de primordial importancia (1 Co 15:3), es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Ro 1:16-17), y nos ha sido encomendado para proclamarlo sin error (Mt 24:14; 2 Tes 2:14-15). El evangelio es el principal mensaje a través del cual una transformación hacia lo interno ocurrirá en nuestras iglesias. Entender la verdad esencial del evangelio provee el fundamento por el cual podemos entender otras verdades importantes en la Escritura.

El evangelio no es simplemente un mensaje introductorio para los cristianos. Es el mensaje universal tanto para creyentes como no creyentes. B.B. Warfield expresa sus pensamientos sobre por qué el es necesario para los creyentes:

“No hay nada en nosotros o hecho por nosotros, en cualquier etapa de nuestro desarrollo terrenal, que nos haga aceptables delante de Dios. Siempre seremos aceptados por el nombre de Cristo, o nunca seremos aceptados del todo. Esto no es solamente cierto cuando creemos. También es cierto después de que hemos creído. Y, continuará siéndolo mientras vivamos. Nuestra necesidad de Cristo no cesa cuando creemos; así como nunca se altera la naturaleza de nuestra relación con Él o con Dios a través de Él, no importando cuales sean nuestros logros en virtudes cristianas o hazañas en nuestra conducta.  Solamente en Su “sangre y justicia” podemos descansar siempre”.

La razón por la cual nuestra predicación debe abordar el evangelio es porque necesitamos el poder salvífico de Cristo día con día.

¿Por qué el cristiano?

Todos tenemos problemas de identidad. Todos los discípulos de Cristo, en algún momento en su relación, lucharon con encontrar su identidad solamente en Cristo. Algunos buscaron que sus acciones u obras les definiera. Otros buscaron que sus familias, raza, cultura o asuntos sociales les definiera. La principal razón por la cual muchos cristianos tienen dificultad en encontrar su identidad en Cristo es porque no conocen a Cristo muy bien. Contestar la pregunta, “¿quién es Jesús?” en nuestra predicación significa desentrañar las realidades de las propias palabras y obras de Cristo y descubrir quiénes somos de acuerdo a Él. No sabremos esto hasta que no sepamos quien es Él. Cada vez que predicamos las cualidades de un cristiano, debemos ir primeramente a la fuente, esto es Cristo, la huella exacta de Dios (He 1:3) quien nos hizo a Su imagen.

La definición de cristiano comienza con Cristo. Un cristiano es a quien se le han perdonado sus pecados y ha sido reconciliado con Dios a través de la fe en la vida perfecta, muerte y resurrección de Jesús.  Como cristianos, con frecuencia y fácilmente olvidamos esto y tratamos de reemplazar nuestra identidad en Cristo con otras cosas. Necesitamos abordar el asunto de la identidad del cristiano en nuestra predicación porque nuestra gente necesita conocer su lugar en la creación, su aceptación en Cristo y que como hijos de Dios no hay condenación (Ro 8:1).

¿Por qué la iglesia?

Considera a la gente joven en tu iglesia. No nos sorprende que los adolescentes y los adultos jóvenes dejen la iglesia cuando comienzan a vivir por su cuenta o asistir a la universidad. Mientras esto se debe parcialmente a un razonamiento egocéntrico (“la iglesia está llena de hipócritas excepto yo”), la falla también se encuentra en la realidad de que los adolescentes cuando llegan a la universidad no han cultivado una teología convincente y seria de ser la iglesia. La mayor razón por la cual los adolescentes asisten a la iglesia raramente va más allá del hecho de que han sido obligados a ir.

Entender la importancia de estar comprometido con una iglesia local es imperativo para el cristiano porque cuando una persona es salva, no solamente está unida con Cristo, sino además a cada persona que está unida con Cristo. Efesios 2:14-16 explica que ser reconciliado con Dios significa ser reconciliado con todos los que han sido reconciliados con Dios. Somos “conciudadanos” y “miembros de la familia de Dios” (verso 19); estamos “bien coordinados” con Cristo en un “solo templo” (verso 21).  Hebreos 2:11 describe la naturaleza de nuestra relación con otros creyentes, “porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos”.  Todos pertenecemos al mismo Dios y la iglesia es un grupo de compañeros pecadores, enemigos naturales, quienes hemos sido reconciliados con el mismo Dios y adoptados en la misma familia.

Nosotros deberíamos animar a la participación en la iglesia local y compromiso con la misma construyendo en nuestra gente una teología seria de iglesia desde una edad temprana, dirigiéndoles a la reconciliación de los pecadores con Cristo globalmente e instruyéndoles a que se congreguen localmente para la adoración y edificación.

Es crucial que las personas entiendan su papel en la iglesia una vez que han sido reconciliados con Dios. Para nombrar unos pocos de muchos, Dios nos ha llamado a la comunión de unos con otros (1 Co 5:2), nos ha mandado a amarnos unos a otros (Jn 13:34-35), a sobrellevar las cargas los unos de los otros (Ga 6:2) como un cuerpo funcional y orgánico (1 Co 12).  Es imposible explicar qué es un cristiano sin explicarle el significado de iglesia.

Como puedes ver, estas tres capas de la misma esfera nos pueden ayudar como predicadores a siempre predicar un mensaje que apunta a Cristo (evangelio), transforma nuestra vida (cristiano), y fomenta comunidad (iglesia). Cada pasaje tendrá su punto central (y también puntos secundarios), pero estos puntos caerán en una de estas categorías. Es mi oración que tener un buen conocimiento de las Escrituras nos conducirá a ser discípulos fieles que adoran a Dios y rinden sus vidas para Su misión de hacer, madurar, y multiplicar discípulos.

Ícono usado bajo licencia CC BY 3.0.

 

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando