Cinco razones para orar en privado

Compartir

Orar en privado es una disciplina necesaria e indispensable para la vida y el crecimiento cristiano. Sin embargo, una disciplina que con frecuencia y ligereza se descuida en la iglesia. Quizá una escaza convicción de nuestra pecaminosidad y de la abundancia de Dios y una débil consciencia de los beneficios que produce la oración privada, son las mayores causas de tan grande descuido.

Jonathan Edwards la llamaba “la oración secreta”. Edward M. Bounds, un predicador metodista del siglo pasado lo describía como “la cámara secreta” y David MacIntyre, un pastor congregacionalista inglés hablaba de “la vida secreta de oración”. Pero ¿por qué es importante orar en privado? ¿Por qué debemos apartarnos a solas para la oración? Aquí algunas razones.

1.  Debemos orar en privado porque Jesús lo mandó. La oración en familia, la oración congregacional, la oración constante que hacemos durante el día y la oración por los alimentos son todas formas importantes de oración, pero no debemos olvidar que la oración privada es un deber. Un mandato que nuestro Señor dejó a sus discípulos mientras enseñaba en el Sermón del Monte. Cuando denunciaba la hipocresía de los fariseos, les dijo “mas tu cuando ores, entra en tu aposento y cerrada la puerta ora a tu Padre que está en secreto” (Mateo 6:6). Por lo tanto, descuidar la práctica de la oración privada es desobedecer a un claro mandato de Jesús a su iglesia.  El misionero americano del siglo XVIII David Brainer, en su diario se refirió a sus devociones personales como sus “deberes privados”. Brainer estaba en lo cierto. La oración privada es un deber. Y como cualquier otro mandamiento debemos cumplirlo.

2.  Debemos orar en privado porque nuestro Señor también lo hizo. Es decir, Jesús también practicaba la disciplina de la oración privada. El evangelista nos dice que “él se apartaba a lugares desiertos y oraba” (Lucas 5 :16). Desde luego que sorprende, pues aún siendo Dios, Jesús también tomaba tiempo para apartarse y orar al Padre. A ese respecto podemos decir que Jesús oraba porque en su naturaleza humana, el también dependía de Dios y como Hijo, oraba porque disfrutaba de la comunión con Su Padre. Ademas se nos dice que “Levantándose muy de mañana, cuando todavía estaba oscuro, salió, y se fue a un lugar solitario, y allí oraba” (Marcos 1:35). Incluso la noche que fue arrestado en el huerto de Getsemaní, se apartó de sus discípulos para orar a solas (Mateo 26:36-39; Marco 14:32-35). Si vamos a crecer en semejanza de Cristo, eso implica que debemos ser personas que oran como nuestro Señor. Ser como Jesús incluye depender de Dios y esta dependencia se refleja sobretodo por medio la disciplina diaria de la oración privada. Una muestra de esto lo vemos en el apóstol Pedro. Lucas nos dice que mientras estaba en casa de Simón en la ciudad de Jope, “Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta”(Hechos 10:9).

3. Debemos orar en privado porque así minimizamos las distracciones.  Como resultado de esto, al orar en secreto aumentamos nuestra capacidad de enfocarnos en Dios. Orar en privado es la manera más eficaz para librarnos de ser distraídos y así estar más enfocados en el Señor. Por naturaleza, nuestras mentes son frágiles y propensas a la distracción. Cuando oramos, necesitamos apartarnos del bullicio (provocado por los quehaceres, las personas y los afanes de este mundo) para centrar nuestros pensamientos y corazones en Dios. Esto implica dejar de lado cualquier otra actividad y aislarnos a un lugar secreto, sola y exclusivamente para orar.  Marta y Maria ilustran este contraste. La primera, afanada y turbada con muchas cosas y la segunda escogiendo lo mejor, sentada y escuchando a los pies del Señor (Lucas 10:38-42). El profeta Elías mientras se refugió en la cueva no experimentó a Dios en el viento, ni en el terremoto ni en el fuego, sino en el “silbo apacible y delicado” de Su presencia (1 Reyes 19:12). Así Dios nos visita en la quietud de nuestras devociones privadas. Por eso, para evitar divagar en nuestras mentes, la oración privada nos será de provecho para cultivar una comunión mas profunda con el Señor. 

4. Debemos orar en privado porque en la privacidad es mas fácil abrir nuestros corazones. Es decir, en el secreto es más factible poder expresar nuestras emociones y confesar nuestros pecados. En la oración privada y delante del Señor nos sentimos más en confianza para reconocer nuestras luchas y temores y además para pedir perdón por las acciones, pensamientos y actitudes pecaminosas. En privado es más propicio derramar nuestros corazones delante de Dios. Ana, la madre de Samuel le dijo al sacerdote Elí que mientras oraba, ella derramaba su “alma delante de Dios” (1 Samuel 1:12-15). Asimismo, el rey David exhortaba al pueblo diciendo “derramad vuestro corazón” delante de Dios (Salmo 62:8). Cabe recordar que en ambos casos, Ana y David hablan en un contexto de angustia, amargura y tribulación. Las devociones privadas nos permiten expresar las angustias, los temores y las luchas de nuestro corazón, mejor que cualquier otra disciplina cristiana. Sin embargo esto no descarta la necesidad e importancia de confesar los pecados delante de nuestros hermanos y líderes (Santiago 5:16). Pero quien ha confesado sus pecados ante Dios, no tendrá temor ni verguenza de confesarlos ante los hombres.

5. Debemos orar en privado porque la oración privada nos ayuda a fortalecer la consciencia de que estamos todo el tiempo delante de Dios. El ejercicio de las devociones personales nos ayudan a cultivar un corazón que está más preocupado por glorificar a Dios antes que ser visto por los hombres. En el mismo Sermón del monte Jesús quiere advertir a sus discípulos en contra de la hipocresía de los fariseos que practican su religión para ser vistos y admirados.  “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres” les dijo (Mateo 6:1). Los ejercicios de piedad como las limosnas, la oración y el ayuno deben ser ofrecidos de corazón a Dios aunque nadie nos vea, por que al final nuestro Padre que ve en lo secreto nos recompensa en público (Mateo 6:6). Jesús quiere que su iglesia esté más enfocada en cultivar una devoción más privada, porque del aspecto público se encarga Dios. La oración que hacemos en secreto robustece nuestro sentido de la omnipresencia divina y esto a su vez producirá santidad e integridad. Jonathan Edwards decía: ¿Cómo es una vida que no ora coherente con una vida santa? Llevar una vida santa, es llevar una vida dedicada a Dios. Pero ¿cómo se conduce una vida semejante que no respeta el deber de la oración?¹


[1] Hipócritas, deficientes en el deber de la oración, por Jonathan Edwards 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + veinte =

CARGAR MÁS
Cargando