×

Cuando la vida no sucede de la manera que esperamos, algunas personas toman un paso atrás y consideran empezar de nuevo en una búsqueda incansable por aceptarse y perfeccionarse a sí mismas. Es hora de un nuevo diseño.

Una vida que se enfoca en “mirar hacia adentro”, priorizando mirar dentro de ti para descubrir quién eres, tu verdadero yo, tus deseos, tus sueños, y luego mirar alrededor hacia los demás para encontrar afirmación y aplausos, puede resultar en fracasos que nos llevan a una renovación. Yo llamo a esto la fase del “rediseño”. Traté de alcanzar mis sueños y deseos, pero quizás me equivoqué. Volvamos a intentarlo: un nuevo yo, con nuevos sueños y deseos. Así que haces el esfuerzo de ir dentro de ti otra vez, descifrar qué es lo que realmente quieres, y sacar eso al mundo otra vez.

Ves esta reinvención en la industria del entretenimiento con las estrellas que cambian su imagen para permanecer relevantes. En algunos casos, puede ser que esta persona famosa ya no sepa quién es, así que trata diferentes personajes de la misma manera en que él hace una actuación, tratando de descubrir cuál es el que encaja. En otros casos, quizás la celebridad sintió que era más auténtica en el pasado, pero con el tiempo llegó a dudar de los halagos de todos sus fanes y por eso adoptó un nuevo diseño, un personaje diferente, para ver si sus seguidores todavía la aceptan y la aman.

Nuestro anhelo por lo novedoso

No tienes que ser una estrella de cine o celebridad para ser atraído por el deseo de tener un nuevo comienzo o desarrollar una nueva imagen pública. En la era de las redes sociales donde constantemente publicamos los detalles de nuestra vida, tratar de rediseñarte a ti mismo es más fácil y se siente más natural que antes. Y eso es lo que muchos hacen. Después de frustrarnos con este personaje que le hemos presentado al mundo, nos alejamos por un tiempo, o desaparecemos de la interacción en línea, no para permanecer fuera de la vista de los demás para siempre, sino para que podamos cambiar nuestras costumbres o trabajar nuestra imagen. Consideramos las maneras en las que pudiéramos rediseñar nuestras vidas, nuestra imagen, nuestra forma de ser en el mundo, para que podamos ser más populares o porque nos sentimos aburridos o insatisfechos. Solíamos llamar esto una crisis de la mediana edad, pero hoy puede suceder cada cierto tiempo. En las etapas de la adolescencia, parecería que puede suceder con mayor frecuencia.

En la era de las redes sociales donde constantemente publicamos los detalles de nuestra vida, tratar de rediseñarte a ti mismo es más fácil y se siente más natural que antes

El anhelo por lo novedoso, tener un nuevo nombre, una nueva imagen, una nueva reputación, nos vuelve más profundamente hacia nosotros mismos, pero toda esa indagación comienza a cansarnos y a desanimarnos. De la misma manera en que nos sentimos muy halagados o muy criticados por la persona que mostramos anteriormente, nos preguntamos si nos sentiremos de la misma manera después de revelar nuestra nueva persona. Las dudas y la autocrítica se amontonan en nuestros corazones, y nos preguntamos si realmente estamos siendo auténticos, o si estamos sacrificando el camino para alcanzar todo nuestro potencial. El autoanálisis sin fin puede hacernos sentir como nuestro teléfono o computadora cuando tienen muchas aplicaciones o ventanas abiertas; es mejor apagar o reiniciar (o buscar una actualización).

La sabiduría popular del mundo dice: hazlo otra vez. Pasa por el proceso otra vez. ¿Angustiado y decepcionado contigo mismo? No te ahogues en la culpa y la ansiedad. Solo toma otra buena y larga mirada en tu interior para descubrir tus deseos más profundos, encuentra una nueva manera de definirte a ti mismo, y luego muestra tu individualidad para que el mundo la vea y la afirme. El ciclo continúa. Surgimos con una versión “nueva y mejorada” del yo, y pasamos por el mismo proceso lleno de ansiedad de ver cómo otros responden.

Encuéntrate a ti mismo mirando hacia arriba

El autodescubrimiento desplegado para que todos lo vean, esperando encontrar afirmación, fracasando, “rediseñándonos” a nosotros mismos para convertirnos en alguien nuevo, y siguiendo el ciclo, nos deja deprimidos e inseguros de nosotros mismos. Aún no hemos encontrado satisfacción, propósito, o paz. Hemos encontrado lo opuesto.

[Mira] hacia arriba al único que realmente puede hacerte un ‘nuevo tú’, un mejor tú, la persona que Él creó que tú fueras

El himno del mundo que dice que todo lo que necesitas es ser tú mismo, expresarte a ti mismo, seguir intentándolo hasta que te encuentres a “ti mismo” una y otra vez, falla completamente. Terminas corriendo en círculos cuando lo que necesitas hacer es parar.

Cambia el proceso completamente y empieza no por mirar dentro de ti, sino mirando fuera de ti, mirando hacia arriba al único que realmente puede hacerte un “nuevo tú”, un mejor tú, el tú que Él creó para que fueras. Allí, y solamente allí, están las respuestas que estás buscando.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando