Preparando un estudio para mujeres de 1 de Juan

Dios ha puesto en mi corazón un gran deseo de que otras mujeres puedan conocer la Palabra de Dios a profundidad. Lamentablemente, hoy día muchas mujeres se limitan a conocer únicamente sobre temas de mujeres: maternidad, matrimonio, soltería… dejando de lado todo el consejo de Dios y lo que su Palabra tiene que enseñarnos en muchas otras áreas. Pero Dios me ha ido motivando a no solo hablar de temas de mujeres con fundamento en la Palabra, sino también estudiar la Palabra de manera expositiva. A buscar saber qué tiene el Señor que enseñarnos a través de un libro completo de las Escrituras.

Producto de este sentir, mi corazón se movió a preparar un estudio interactivo para mujeres de un libro de la Biblia, y en los últimos meses he estado trabajando en este estudio que pronto estaremos publicando en Coalición por el Evangelio, recorriendo a lo largo de 1 Juan.

Ahora, estudiar un libro completo de la Biblia no es sencillo, y más cuando es en preparación de un material de estudio que otros estarán utilizando. Requiere de frecuentes lecturas y meditación, no solo del texto delante nuestro, sino de otros pasajes relacionados. También requiere  de consultas a la sabiduría de fuentes externas. Gracias a Dios para el tiempo en que comencé a preparar este estudio llegó a mis manos Logos 6 y su Biblioteca Tesoro 6.

Sola Scriptura, pero no solo la Escritura

En mi proceso de lectura de fuentes externas a las Escrituras, la Biblioteca Tesoro de Logos ha sido una de las principales a utilizar debido a la cantidad de recursos a los que puedo tener acceso, y la forma en la que Logos me permite profundizar en un pasaje, un verso o palabra.

Solo al escribir “1 Juan” en el buscador, puedo encontrar alrededor de 42 recursos de la biblioteca en comentarios Bíblicos y libros relacionados.

 

Estos recursos me han permitido profundizar en cada pasaje y ver aspectos que no había visto por mí misma en mi lectura y meditación. Uno de estos comentarios me ha permitido ir viendo un bosquejo general del libro, un resumen de cada capítulo, su análisis verso por verso, las palabras, frases y construcciones griegas en algunos versículos, y las consideraciones teológicas y prácticas de los pasajes de 1 Juan.

Además de esto, me ha sido de gran ayuda en pasajes que quizás no quedan muy claros aun al leerlo repetidas veces. Uno de estos pasajes donde me ha sido particularmente útil es en 1 Juan 2:2 -14. En esta porción, Juan se dirige a varios grupos. Al leerlo, podemos pensar que se está dirigiendo a 3 grupos de edades: hijos, padres y jóvenes; pero mientras analizaba este pasaje y consultaba otras fuentes, pude darme cuenta de que se está dirigiendo solo a 2 grupos de manera específica: los padres y los jóvenes. El primer término utilizado, “hijos,” no está haciendo referencia a un grupo de edad sino a un término global:

”“Queridos hijos”. Juan hace una apelación a sus lectores y les habla en términos cariñosos, “queridos hijos”, que son característicos de su epístola. Teniendo en cuenta su frecuencia, los eruditos entienden que este término se refiere a todos los lectores originales de esta carta. En otras palabras, Juan no está dirigiéndose a tres grupos por edades: hijos, padres y jóvenes. Tal secuencia no parece muy natural. Si se dirigiera a niveles de edad, el orden debería ser hijos, jóvenes y padres. Pero si entendemos que la palabra “hijos” tiene un sentido general, entonces Juan se está dirigiendo a dos grupos padres y jóvenes. Juan habla en primer lugar a todos sus lectores, y luego a los padres y a los jóvenes” [1].

 

Además de los diferentes recursos en comentarios y libros relacionados cuando estoy estudiando un capítulo o un pasaje en específico la herramienta, Logos me da la oportunidad de profundizar en alguna palabra importante del pasaje, mostrándome el significado de la misma y otros pasajes alrededor de las Escrituras donde puedo encontrar esta palabra siendo utilizada. Por ejemplo, quise ver un poco más de la palabra “Pecado” en 1Juan 1:7, y al hacer clic sobre encuentro esta útil información:

 

La verdad es que vivimos en una época en la que no tenemos excusa para no nutrirnos y conocer más de su Palabra. Cada vez hay más páginas de internet, libros de buen contenido que muchas veces aparecen a bajo costo en Kindle. Todavía mejor es contar con herramientas como Logos, útiles para nuestro crecimiento espiritual y para la preparación de nuestros estudios y enseñanzas. Lo que es más, no tenemos excusa, porque tenemos acceso a la misma Palabra de Dios que es “es viva  y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón”, Hebreos 4:12.


[1] Simon J Kistemaker, Comentario al Nuevo Testamento: Santiago y 1-3 Juan (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2007), 304.

Compartir
CARGAR MÁS
Cargando