×

Ravi Zacharias (1946-2020) y su legado

Ravi Zacharias (1946-2020) será recordado por sus contribuciones emblemáticas a la apologética cristiana, especialmente por su preocupación por conectar el evangelio con la vida de la mente.

Zacharias murió el 19 de mayo de 2020, a causa de cáncer.

La vida de Zacharías

Nacido en la ciudad india de Chennai (antes conocida como Madrás), Zacharias vino a la fe en Cristo a través del ministerio de Youth for Christ [Jóvenes para Cristo], y rápidamente desarrolló una pasión por el evangelismo. Después de que su familia se mudara a Ontario, Canadá, a finales de 1960, Zacharias estudió en Ontario Bible College para desarrollar sus habilidades evangelísticas. Luego de servir como evangelista local para la Christian and Missionary

Alliance [Alianza cristiana y misionera] en Canadá, en el sur de Ontario, Zacharias estudió una Maestría en Divinidad bajo Norman Geisler y John Warwick Montgomery en Trinity Evangelical Divinity School. Esta experiencia fue significativa para convencerlo de que el evangelicalismo americano estaba perdiendo su capacidad de abordar los asuntos intelectuales que prevenían que los escépticos reflexivos vinieran a la fe.

Ravi Zacharias será recordado por sus contribuciones emblemáticas a la apologética cristiana, especialmente por su preocupación por conectar el evangelio con la vida de la mente

Después de su ordenación en la Christian and Missionary Alliance, Zacharias sirvió como profesor asociado de evangelismo y pensamiento contemporáneo en el Alliance Theological Seminary en Nyack, Nueva York, a partir de 1980. Fue un nombramiento importante para el seminario nacional de la denominación, que ofreció a Zacharias la oportunidad de influir en una nueva generación de pastores. Sin embargo, este fue un rol demandante que dejaba a Zacharias con poco tiempo para practicar el evangelismo o desarrollar estrategias apologéticas que él estaba cada vez más convencido eran esenciales para abordar a las audiencias escépticas.

Durante una conferencia de evangelistas en Ámsterdam en 1983, Zacharias sintió que estaba siendo llamado a alcanzar a los que se resistían intelectualmente, y en particular a aquellos que moldeaban las políticas y la opinión pública. No había, sin embargo, una manera obvia en la que pudiera lograr este objetivo. En 1984, después de una oferta inesperada de un soporte financiero sustancial del empresario David Dale (“D. D.”) Davis, Zacharias pudo establecer su propio ministerio, Ravi Zacharias International Ministries (RZIM), ahora con sus oficinas centrales en Atlanta, Georgia. Desde el principio, su objetivo central era lidiar con los asuntos intelectuales que aquejaban a los creyentes, y que obstaculizaban que los escépticos se tomaran el evangelio seriamente. Aunque el lema de RZIM evolucionó gradualmente, su principio básico permaneció igual: “ayudando al pensante a creer y al creyente a pensar”.

El legado de Zacharias

Para muchos hoy, estas ideas no son controversiales. Sin embargo, se apartaban de manera significativa de los abordajes comunes del evangelismo en 1980, que con frecuencia parecían anti intelectuales. Leer escritores como Norman Geisler, C. S. Lewis, y Francis Schaeffer, persuadió a Zacharias tanto de la importancia de conectar el evangelio con la vida de la mente como de la importancia de desarrollar un rango de abordajes apologéticos, adaptados a las diferentes ubicaciones culturales de las audiencias.

Esta última preocupación es la que estuvo detrás del establecimiento de las oficinas de RZIM en varias regiones del mundo, como India, Singapur, Sudáfrica, el Reino Unido, y Latinoamérica. Aunque comparten abordajes apologéticos y objetivos similares, cada región operativa sería sensible y receptiva a su ubicación cultural, y a los retos y oportunidades particulares que esta creaba.

Las ideas de Zacharias se apartaban de manera significativa de los abordajes comunes del evangelismo en 1980, que con frecuencia parecían anti intelectuales

Conforme el evangelicalismo se hizo cada vez más consciente de la importancia de redescubrir y reafirmar la verdad pública del evangelio, Zacharias emergió como uno de los principales exponentes de la nueva preocupación por abordar a los líderes de opinión culturales y políticos. Muchos señalarían el Veritas Forum en la Universidad de Harvard en 1992 como el momento que marcó un cambio significativo en el panorama apologético. Escritores cristianos —incluyendo a Zacharias— mostraron que eran capaces de defender la racionalidad y relevancia del evangelio en el debate público.

RZIM comenzó a desarrollar una serie de publicaciones que abordaban las preguntas que se los no creyentes intelectuales hacen acerca de la fe, la mayoría de los cuales fueron escritos por Zacharias mismo. Entre los primeros ejemplos se encuentran Can Man Live Without God [¿Puede el hombre vivir sin Dios?] (1994) y Deliver Us from Evil: Restoring the Soul in a Disintegrating Culture [Líbranos del mal: Restaurando el Alma en una Cultura que se Desintegra] (1996). Zacharias buscaba demostrar que, por un lado, el cristianismo tiene sentido racional y, por otro lado, es capaz de ofrecer respuestas existenciales profundamente satisfactorias a las preguntas más grandes de la vida. El éxito de este abordaje llevó a Zacharias a explorar el formato de diálogo, invitando a sus lectores a entrar en una discusión imaginaria entre Cristo y las figuras culturales clásicas y contemporáneas, incluyendo The Lotus and the Cross: Jesus Talks with Buddha [El Loto y la Cruz: Jesús habla con Buda] (2001), y Sense and Sensuality: Jesus Talks with Oscar Wilde [Sentido y Sensualidad: Jesús habla con Oscar Wilde] (2002). Zacharias también tuvo un papel central en el establecimiento del Oxford Centre for Christian Apologetics [Centro de Apologética Cristiana de Oxford] en 2004, que ofrecía un curso de apologética con duración de un año para aquellos que se sentían llamados al ministerio. Os Guinness y John Lennox son algunas de las figuras principales asociadas con este centro. El Zacharias Institute [Instituto Zacharias], un centro de entrenamiento en apologética basado en Atlanta, se inauguró en 2017. Además de su amplio ministerio como charlista y escritor, Ravi desarrolló programas de alto impacto en radio, televisión, y la web, especialmente con su serie Let My People Think [Pensemos], que ha tenido gran impacto global.

Zacharias se inspira de un amplio rango de abordajes apologéticos, los cuales entreteje en sus presentaciones. Ya hemos notado la importancia de Geisler, Lewis, y Schaeffer; esta lista puede extenderse con facilidad para incluir escritores como G. K. Chesterton y Fyodor Dostoyevsky. Sin embargo, esto no implica que Zacharias sea un pensador sin originalidad. Su “cuadrícula 3-5-5” es un buen ejemplo de su abordaje particular, que enfatiza la importancia de la racionalidad de una cosmovisión, mientras insiste en que la importancia existencial no debe ser ignorada. El asunto no es simplemente si una cosmovisión es racional; la pregunta más profunda es si uno puede vivirla.

Legado fiel en medio de la controversia

Como la mayoría de las figuras públicas, Zacharias atrajo la controversia. Su énfasis en la importancia de encontrar cosas en común con sus audiencias fue evidente en su decisión de viajar a Salt Lake City en noviembre de 2004, y hablar en el Tabernáculo Mormon acerca de “¿Quién es la verdad? Defendiendo a Jesucristo como el Camino, la Verdad, y la Vida”. Esta fue una decisión controversial que irritó a algunos de sus seguidores. Con todo, Zacharias creía que era lo correcto para crear oportunidades para el evangelio. Volvió a dar una charla en el Tabernáculo por segunda vez en enero de 2014.

El legado de Zacharias es sustancial, y se deja ver mejor en los muchos líderes de opinión y legisladores que señalan su influencia como un momento decisivo en sus vidas, y en los extensos ministerios públicos de RZIM.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando