“Lo mejor que leí en 2018” por el Consejo Pastoral de Coalición

Ayer compartimos con ustedes las lecturas favoritas de 2018 del equipo de Coalición. Ahora es el turno de los miembros del consejo pastoral de TGĆ. Si quieres más recomendaciones, puedes revisar sus lecturas favoritas de 2016 y 2017.

“Debemos escuchar a los que han estado en este mundo antes que nosotros … ellos entendieron las posibilidades de la vida cristiana. Así que la buscaron y lucharon, y gracias a Dios, muchos de ellos escribieron autobiografías; también tenemos sus sermones y cartas. Nos han dicho en detalle cómo se comportaron y qué hicieron, y sus palabras son invaluables para nosotros” —Martyn Lloyd-Jones.

Carlos Contreras

El Espíritu Santo, por Sinclair Ferguson.

Aunque este es un libro introductorio sobre la doctrina del Espíritu Santo, encontré que alimentó grandemente mi aprecio de nuestro Dios el Espíritu Santo, así como mi sentido de asombro ante su amplísima obra en nuestra vida. Recomendaría su lectura, estudio, y meditación por la riqueza de su contenido, y porque en sus páginas se puede discernir ese carácter piadoso y devoto del autor.

Además, entretejida en sus páginas encuentras mucha riqueza sobre la amplitud y profundidad del evangelio aplicado por medio de la obra del Espíritu Santo. Aunque hay otros libros que tratan esta importante doctrina, el Dr. Ferguson aborda este tema con gran madurez y respetuosa consideración para aquellos que pudieran estar en desacuerdo con su postura. Creo que este volumen debe ser parte esencial de la biblioteca de estudio de todo pastor, pues les ayudará a que profundicen en su entendimiento trinitario de las verdades esenciales del propósito eterno de Dios en su obra redentora.

Andrés Birch

Disciplinas espirituales para la vida cristiana, por Donald S. Whitney.

He leído bastantes buenos libros a lo largo de este año 2018 y no me resulta fácil señalar uno solo como el mejor, el número uno. Pero he decidido recomendar de forma especial este libro por las siguientes razones:

1. Me hizo mucho bien.

Los mejores libros cristianos son los que más nos ayudan a crecer espiritualmente, y de los libros que he leído este año este ha sido el que más me ha ayudado a mí.

2. Trata un tema muy importante.

Lo que Whitney llama las “disciplinas espirituales para la vida cristiana” son los principales medios que usa el Señor para nuestro bien espiritual. En un tiempo cuando muchos creyentes son “antilegalistas”, necesitamos la llamada de Whitney a renovar nuestro compromiso con las disciplinas espirituales, sin caer en una actitud legalista.

3. Whitney es uno de los grandes autores sobre ese tema.

Whitney no es el único gran maestro sobre esta temática —me vienen a la mente los nombres de Jerry Bridges, Donald Carson, Richard Lovelace, y David Mathis, entre otros—. Pero Donald Whitney ha hecho de la espiritualidad cristiana el gran estudio de su vida y ministerio, ¡y se nota!

4. Está disponible en español.

Yo leí el libro en la versión inglesa original, ¡pero porque solo supe después que estaba disponible en español! Si todos los creyentes de habla hispana leyesen este libro y pusiesen por obra sus vitales enseñanzas, ¡habría una verdadera revolución espiritual!

Sam Masters

El otro Cristo español, por Juan Mackay.

Este libro fue publicado por primera vez en español en 1952. Mackay (1889-1983) fue un presbiteriano escocés que llegó a ser misionero en Perú. Tuvo una larga carrera con una gran diversidad de experiencias que incluyeron la presidencia del seminario de Princeton. Amigo de Miguel de Unamuno, ha sido reconocido como figura clave para entender la realidad cultural de América Latina por teólogos como Samuel Escobar y Reinhold Niebuhr.

En este libro examina el alma española y su influencia en nuestro continente Americano. Mantiene que existen dos Cristos españoles: el Cristo muerto del crucifijo y el Cristo vivo del misticismo español. Mackay entiende el Cristo español como una figura forjada a través de ocho siglos de lucha contra el Islam. Vale la pena entender este Cristo y los cambios que ha sufrido en suelo americano si queremos que nuestro pueblo conozca al verdadero Cristo nacido en Belén.

Joselo Mercado

Un mejor pacto, por Pascal Denault.   

Uno de los enemigos para las futuras generaciones de creyentes, incluyendo a mis hijos, es un escaso entendimiento de la santidad de Dios. Esto se refleja en no apreciar toda la Palabra de Dios y enfatizar la gracia de Dios para salvación pero no la gracia de Dios para santificación. Una de las formas de luchar contra este problema es entender de forma bíblica cómo se relacionan el Antiguo y Nuevo Testamento. Muchos creyentes ignoran cada vez más los llamados morales de la Palabra, y en especial del Antiguo Testamento. Si sabemos que Jesús no vino a abolir la ley (Mt. 5:17), y que en el Sermón del Monte levanta los requisitos morales del Antiguo Testamento, entonces debemos entender cómo se relaciona toda la Biblia.

Este libro ayuda a comprender la doctrina del pacto desde una perspectiva bautista asociada a la confesión del 1689. Entender la doctrina del pacto ayuda a interpretar el Antiguo Testamento de una manera que apunta a las promesas cumplidas en Cristo.

Justin Burkholder

Verdad total, por Nancy Pearcey:

En este libro, Pearcey aborda la falsa dicotomía entre lo sagrado y lo secular. En muchos casos, el cristianismo se considera irrelevante porque es algo “sagrado” y por lo tanto no aplica a las áreas de cultura, ciencia, y otros sectores “seculares”. Pearcy explica a lo largo del libro cómo es que el cristianismo no solo es una verdad religiosa, sino que es una verdad total.

Su propuesta central es que toda filosofía o cosmovisión en el mundo tiene que responder a las mismas preguntas fundamentales: (1) Creación: ¿Cómo inició todo? ¿De dónde venimos? (2) Caída: ¿Qué falló? ¿Cuál es la fuente de maldad y sufrimiento? (3) Redención: ¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo se puede poner el mundo en orden otra vez?

Al responder estas preguntas uno se da cuenta de lo deficiente que llegan a ser otras cosmovisiones, y de lo completa que es la verdad cristiana. En ese sentido, el mensaje del evangelio es una verdad total.


Imagen: Unsplash
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando