Jóvenes, inquietos, reformados: Orando por una reforma en la iglesia hispana

El año pasado, los evangélicos de todo el mundo celebraron el 500 aniversario de la Reforma protestante. En el mundo de habla hispana, sin embargo, todavía estamos esperando celebrar nuestro primero. Verás, cuando Martín Lutero clavaba sus 95 tesis en la puerta del castillo de Wittenberg, el rey Fernando y la Inquisición española de la reina Isabel estaban en marcha (1478-1834). Todos los protestantes que llegaron a España rápidamente tuvieron un final violento.

Además, la exitosa conquista española de lo que hoy es América Latina provocó la unificación del lenguaje, la cultura, y la religión católica, manteniendo a raya al protestantismo. ¿El resultado? La Reforma protestante pasó de largo el mundo de habla hispana.

Solo recientemente hemos empezado a ver las brasas de una llama del evangelio que comienza a brillar en el mundo de habla hispana. Como con cualquier reforma, no hay una sola fuente, ningún lugar, ninguna iglesia, ningún “reformador”. Más bien, a través del internet, podcasts, libros, videos, conferencias, y conexiones, el Espíritu Santo está levantando una nueva generación de hombres y mujeres que aman el evangelio y glorifican a Dios al orar, alentar, y equipar esta obra en proceso. Pero este trabajo está en las etapas iniciales. De hecho, dudamos incluso en usar la palabra “reforma”. En cambio, nos referimos a lo que está ocurriendo actualmente como un posible despertar. Oramos para que este despertar se convierta en un avivamiento. Y esperamos que este avivamiento se convierta en una reforma. ¿Cómo puedes unirte a nuestro deseo de una reforma en el mundo hispano?

1. Ora por un despertar increíble en la iglesia hispana.

Todos los días me percato de más y más pastores fieles que predican el evangelio en iglesias en crecimiento y saludables: aquí en los Estados Unidos, la República Dominicana, mi Puerto Rico natal, Cuba, México, Argentina, y Colombia. Y esos son los lugares que he visitado en los últimos dos años. A medida que hay más recursos disponibles en español, la iglesia en todo el mundo está creciendo en hambre por el verdadero evangelio de Jesucristo. Oremos para que esta hambre continúe creciendo y que el Espíritu considere oportuno despertar al mundo hispano al evangelio, y nos otorgue un avivamiento. Y oren para que tal avivamiento se convierta en una reforma mundial.

2. Ora por ayuda continua a la iglesia hispana.

Oremos para que Dios continúe levantando hermanos y hermanas fieles para continuar escribiendo en español.

Gran parte de lo bueno que estamos presenciando en la iglesia hispana ha sido el resultado de cómo Dios ha provisto materiales fieles al evangelio en español. Muchos de esos recursos son los mismos que el Señor ha usado para despertar a una generación de cristianos jóvenes y vibrantes en los Estados Unidos, excepto que en este caso han sido traducidos al español. Sin embargo, estamos comenzando a ver recursos originales escritos por fieles hermanos y hermanas de habla hispana. Oremos para que Dios continúe levantando hermanos y hermanas fieles para continuar escribiendo en español para la iglesia latinoamericana y española.

3. Ora por un equipo fiel de nuevos pastores y líderes en la iglesia hispana.

El futuro de la iglesia hispana descansa en manos de pastores nativos y líderes de iglesias que están arraigados en el evangelio.

El futuro de la iglesia hispana descansa en manos de pastores nativos y líderes de iglesias que están arraigados en el evangelio y que dependen del Espíritu Santo. Ellos son los que permanecen en sus iglesias durante todo el año. Una de las mejores cosas que podemos hacer es invertir en equipar pastores, misioneros, líderes, y siervos en la iglesia para el trabajo del ministerio. Oremos para que los ministerios sean fieles en proveer este entrenamiento. Cuanto mejor equipado esté el liderazgo de la iglesia, mejor equipada estará la iglesia.

4. Ora por humildad en los “jóvenes, inquietos, y reformados” de la iglesia hispana.

Alabamos a Dios por todas sus bondades para con nosotros en el mundo de habla hispana, y nos regocijamos por la posibilidad de una nueva Reforma protestante. Por supuesto, como con cualquier reforma, la nuestra también será desordenada. Algunos se irán a los extremos; otros se quejarán de que no necesitamos otra reforma. Aun así, el Señor está haciendo un trabajo nuevo y emocionante. Oremos para que el Señor nos otorgue humildad, porque el orgullo es la mayor amenaza para cualquier obra del Espíritu. Oremos para que exaltemos fielmente a Cristo y confiemos humildemente en el Espíritu para obtener resultados, y que cualquier cosa que el Señor elija hacer, le demos toda la gloria.


Publicado originalmente en LifeWay Voices. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando