Famosos | Devocional

“Luego dijeron: ‘Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la superficie de toda la tierra’”, Génesis 11:4.

Como pueblo de Dios, lamentablemente seguimos buscando edificar torres más grandes, expandir nuestros reinos, y buscar hacernos famosos, antes de continuar yendo hasta lo último de la tierra.

Así como la intención de Dios era que los seres humanos se dispersaran por el mundo, así también es parte de su maravilloso plan el llevar el mensaje de la salvación a cada rincón de la tierra.

Así como la intención de Dios era que los seres humanos se dispersaran por el mundo, así también es parte de su maravilloso plan el llevar el mensaje de la salvación a cada rincón de la tierra.

Sin embargo, en nosotros sigue esa lucha interna de buscar primero hacernos un nombre, de buscar la comodidad, de acumular posesiones, y de encontrar en todo esto el propósito y adoración en nuestra vida.

Dios no solo busca llevar su mensaje y expandir su reino, sino también completar su obra en nuestros corazones para que los valores egoístas pierdan su fuerza en nosotros, y para que podamos soltarlos para valorarlo más a Él sobre todo. Dios es glorificado en eso, y así nosotros crecemos y nos gozamos en Él.

Las buenas noticias para ti y para mí son que, así como Dios intervino en la historia de la humanidad, Dios está dispuesto a intervenir en nuestra historia incluso trayendo confusión a nuestra vida. ¿Qué tal si las frustraciones presentes son usadas por Dios para llevarnos a considerar involucrarnos más en su misión, y para que nuestro corazón pueda encontrar mayor libertad?

Piensa en esto y encuentra tu descanso en Él.


Imagen: Lightstock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cuatro =

CARGAR MÁS
Cargando