Equivocados | Devocional

“Jesús les dijo: ‘¿No es ésta la razón por la que están ustedes equivocados: que no entienden las Escrituras ni el poder de Dios?’” (Marcos 12:24).

Hoy podemos encontrar mucha “Escritura” en las redes sociales. Uno podría pensar que esto es excelente, pues representa un poderoso testimonio al mundo “allá afuera” mientras estamos evangelizándolo desde nuestro cómodo sillón favorito. 

Si bien es importante que la semilla de la Palabra corra libremente por doquier, también es cierto que muchas veces uno tiende a “atraer” a otras personas en las redes que son como nosotros y piensan de la misma manera. Es entonces que se da un efecto de “eco de cueva”, y simplemente se repite de manera interminable el mismo mensaje a las mismas personas. 

Además, lo que compartimos en las redes sociales son las partes de la Biblia que subrayamos pero que describen y no necesariamente prescriben lo que debamos hacer; otras veces son promesas de Dios para sus hijos e implicaciones prácticas del evangelio, y no un cheque en blanco para quien presione “like” o lo comparta también en su propia red, independientemente de su relación personal con Dios.

En cierto modo, es hasta cruel dar falsa esperanza a los no creyentes y ponerles expectativas irrealistas de poder seguir el ejemplo de Jesús en sus propias fuerzas. El versículo de hoy dice que el no entender “las Escrituras ni el poder de Dios”, es en realidad estar equivocados.  

Las buenas noticias para ti y para mí son que el mensaje central de su Palabra es acerca de una Persona y su obra redentora por los suyos. Dios mismo se encarnó y se “mudó a nuestro vecindario”. Él vino no solo a ser nuestro ejemplo, sino también a vivir por nosotros una vida de perfección que agradó a Dios. Al mismo tiempo, Él murió en la cruz del calvario en nuestro lugar llevando nuestro castigo y culpa. ¡Oh, gran intercambio! 

Este entendimiento del evangelio nos da poder para tomar pasos de fe y encarnar este mensaje de las buenas noticias en nuestro propio vecindario como agentes de reconciliación y restauración, con gracia y verdad.

Piensa en esto y encuentra tu descanso en Él.


Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando