×

Por qué nuestra iglesia desconectará la transmisión en vivo

Nota del editor: 

Para conocer una perspectiva diferente, lee “Por qué nuestra iglesia mantendrá la transmisión en vivo”, por Matt Peeples.

Cuando la iglesia Orlando Grace Church transmitió su primer servicio en vivo el 5 de abril de 2020, parecía una gran bendición que las personas pudieran adorar desde sus hogares. En ese entonces hicimos lo correcto y lo volveríamos a hacer, pero esas fueron circunstancias únicas.

Creemos que es hora de cortar la transmisión.

El punto de congregarnos

Adorar como iglesia es una experiencia física, tanto en su dimensión individual como comunitaria. La Biblia es clara en que la reunión es esencial para la vida de la iglesia. En Mateo 18:17-20, en el contexto de Jesús hablando acerca de la iglesia, Él hace su amada promesa: “donde están dos o tres reunidos en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos”. Pablo exhorta a los cristianos a celebrar la Cena del Señor cuando estén reunidos (1 Co 11:33). El autor de Hebreos nos dice que no dejemos de congregarnos (He 10:25).

No somos simplemente mentes que asimilan pasivamente las oraciones, la enseñanza y la adoración de un servicio dominical. Más bien, como aquellos que hemos sido creados a imagen de Dios en cuerpo y mente, debemos experimentar lo que se canta, ora, enseña y degusta al adorar a Dios con todo nuestro ser.

La transmisión en vivo es el equivalente espiritual de un soldado en misión que mantiene una relación por Zoom con su esposa: necesario, pero nada a lo que quieras acostumbrarte

Nuestras voces se elevan juntas en confesión corporativa en canción. Nuestros corazones se inclinan en sumisión corporativa en oración. Nuestros cuerpos participan de una comida colectiva en la Cena del Señor. Somos comisionados de forma corporativa con una bendición del Señor en el momento de la bendición. El sermón es el pináculo de esta reunión corporativa, a través del cual Dios habla a su pueblo.

Estas son acciones de un pueblo del pacto en la asamblea del pacto que adora al Dios del pacto. Tratar de lograr estas cosas por ti mismo a través de un dispositivo palidece en comparación con aquello que es real.

Se puede sentir un leve indicio de esa experiencia en una transmisión en vivo, pero en el mejor de los casos, la transmisión en vivo es el equivalente espiritual de un soldado en misión que mantiene una relación por Zoom con su esposa: necesario, pero nada a lo que quieras acostumbrarte.

En el peor de los casos, es como jugar un videojuego de fútbol y afirmar estar en la liga profesional. Más aún, satisfacernos con esta pequeña muestra actúa activamente en contra de nuestro deseo por lo real. Todos hemos aprendido este año que transmitimos lo que no se puede hacer de otra forma, pero nos presentamos para aquello que es realmente importante. La adoración en persona es una de esas cosas.

Cómo nos está perjudicando la transmisión

Ahora tenemos suficiente información para ver que la transmisión alimenta la iglesia consumista, da paso a la pereza y engaña a las personas haciéndoles pensar que están siendo nutridas y edificadas. La iglesia en línea es un resumen bosquejado de la adoración. Es un sustituto barato.

¿Pero qué pasa con las oportunidades de evangelización?

Podemos empatizar con este argumento y apreciamos el corazón detrás de él. Las iglesias afirman que su alcance es mucho mayor ahora a medida que sus estadísticas se disparan hasta los cielos, y que los no cristianos pueden ver el servicio en sus redes sociales. Es posible que haya nuevos cristianos en una transmisión en vivo, pero la gran mayoría de estos clics provienen de personas que no pudieron asistir a su iglesia y eligieron la mejor experiencia en línea ese domingo.

Estamos agradecidos por las formas en que la tecnología ha permitido a las personas escuchar sermones y música fuera de los muros de la iglesia. Pero aun la mejor experiencia en línea no es mejor que la adoración en persona, y todas las partes sufren.

La mejor experiencia en línea no es mejor que la adoración en persona

Las iglesias bien intencionadas que contratan pastores en línea para llegar a más personas bien pueden estar haciendo lo contrario y contribuyendo a la eliminación de la iglesia de América. Seguimos bajando el estándar, alejando a las personas de lo que más necesitan y facilitando la desconexión del cuerpo de Cristo.

Pero esto nos permite llegar a las personas que se han mudado

La mejor manera de servir a los que se han mudado es no mantenerlos atados a la adoración de su iglesia, sus finanzas y su membresía. La mejor manera de servirlos es presionarlos para que se conecten con la iglesia donde viven y ayudarlos de todas las formas posibles a encontrar una iglesia saludable. Es simplemente una fantasía pretender que todavía están en la comunión de su cuerpo local de creyentes cuando su cuerpo está a cientos de millas de distancia.

¿Pero qué pasa con los confinados en casa?

Este es el argumento más convincente para nosotros. Por mucho que queramos servir a estas personas y debemos trabajar duro para ministrarles, el principio sigue siendo cierto de que transmitir en vivo un servicio de adoración es decir algo evidentemente falso sobre lo que, en su esencia, es la adoración.

Si bien es posible que seamos movidos a proporcionarles una grabación del servicio después, creemos que es importante mantener la integridad de la reunión al no actuar como si una transmisión en vivo fuera lo mismo, aun para aquellos que no pueden participar.

¿Cuándo cortar la transmisión?

Entonces, ¿cuándo nos desconectamos? Hemos decidido que lo haremos cuando todas las personas mayores de 18 años que quieran una vacuna tengan acceso a ella. En nuestro contexto, eso significó finales de mayo. Después de cortar la transmisión en vivo en Orlando Grace Church, seguiremos brindando videos de sermones porque son útiles de muchas maneras. No son un simple sustituto de la adoración en persona.

Estamos agradecidos por la tecnología que nos ayudó a superar esta pandemia, pero estamos ansiosos por llevar nuestros recursos a otra parte. Continuaremos utilizando la tecnología para construir la iglesia a través de sermones, podcasting, devociones en vivo y redes sociales, pero no continuaremos brindando una imitación de la adoración en persona ahora que es razonablemente seguro reunirnos nuevamente.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando