×

Los pastores son un regalo para la Iglesia. Su trabajo es increíblemente demandante, física y espiritualmente. Los retos del ministerio pastoral son muchos: desde predicar la Palabra con fidelidad semanalmente, pasando por aconsejar con sabiduría en situaciones complicadas, hasta oficiar bodas y funerales.

Desafortunadamente, la mayoría de nuestros pastores no han tenido la oportunidad de prepararse de manera integral para su ministerio. El libro Una guía de supervivencia pastoral, editado por Andrés Birch y Jairo Namnún, provee ayuda ante esta necesidad de manera sencilla pero profunda. Escrito por 15 pastores reconocidos por su experiencia e integridad, esta guía aborda temas teóricos y prácticos que van desde cómo reconocer el llamado al ministerio hasta cómo manejar el presupuesto de la iglesia.

Tuve la oportunidad de hacer unas preguntas acerca de este recurso al pastor Andrés Birch, quien nos comenta desde cómo fue preparar la guía hasta cuál sería el capítulo que pusiera en la mano de todo pastor latinoamericano.


1. ¿Por qué considera importante que exista un libro como “Una guía de supervivencia pastoral”? ¿Qué necesidad buscan suplir a través de este recurso?

Las estadísticas nos dicen que muchos pastores no sobreviven; abandonan el ministerio pastoral por muchas diferentes razones. El trabajo pastoral es un enorme privilegio, pero al mismo tiempo requiere una amplia gama de habilidades: suele implicar no pocas situaciones complicadas, y no tiene horarios fijos. En muchos casos, el estrés acaba afectando tan negativamente a la salud física, emocional, o espiritual del pastor que este ya no puede continuar ejerciendo su ministerio.

Una guía de supervivencia pastoral no es una varita mágica que pretende solucionar todos los problemas, pero es de esperar que sea una ayuda, humilde pero real, para nuestros pastores.

2. ¿Cree que su ministerio hubiera iniciado de manera diferente si hubiera tenido disponible un recurso como este?

Honestamente, sí. Aunque doy gracias al Señor por todas las personas que me ayudaron y que fueron tan pacientes conmigo, y por la formación y las prácticas que tuve el privilegio de realizar, no recuerdo haber encontrado en aquel entonces (hace cuarenta años) ningún libro tan práctico o con la misma variedad de temas como Una guía de supervivencia pastoral.

3. El subtítulo dice “Consejos a un nuevo (y no tan nuevo) pastor”. ¿Cómo puede un pastor ya avanzado en su ministerio beneficiarse de la lectura de este libro?

Aunque la idea inicial fue escribir un libro lo más útil posible para nuevos pastores, conforme iba avanzando el proyecto, nos dimos cuenta de que el libro podría servir de ayuda para todo tipo de pastores. ¿Por qué? Pues, por varias razones: (1) Hay pastores veteranos y muy fieles que nunca tuvieron un libro así y “más vale tarde que nunca”. (2) El deseo de cada pastor debería ser seguir aprendiendo y mejorando cómo ejerce su ministerio hasta el final. (3) En casi todos los demás oficios se ofrecen —incluso muchas veces se exigen— cursos de renovación; Una guía de supervivencia pastoral podría ayudar a refrescar el ministerio de pastores con más años de experiencia. (4) Ya que no existe ningún pastor perfecto (bueno, excepto el Príncipe de los pastores), todos los pastores tienen sus puntos fuertes y débiles, y quizá este libro sirva para mejorar ambos.

4. Coméntenos un poco acerca del desarrollo de la guía. ¿Cómo fue trabajar con 15 pastores escribiendo de temas desde la primera boda y funeral hasta la importancia del descanso y la lectura?

En la primera etapa del proyecto, intentamos hacer una lista de todos los temas que nos parecían buenos para ser incluidos en el libro, y luego colocarlos en un orden más o menos lógico. Luego, pensamos en el mejor autor, entre los pastores y líderes fieles que conocíamos, para cada capítulo, según los conocimientos, los ministerios, y las situaciones personales y ministeriales de cada uno de ellos. Y, finalmente, la larga etapa de estar en contacto con los diferentes hermanos, el proceso de editar los contenidos, agregar las notas, y pulir todo, listo para la imprenta.

Existen buenos libros parecidos a la Guía, pero escritos por un solo autor. En mi opinión, en un tema tan amplio y que puede variar tanto de un lugar a otro como es el ministerio pastoral, el hecho de contar con tantos pastores de tantos contextos diferentes enriquece el contenido de este recurso.

5. Si pudiera poner uno de los capítulos en las manos de todo pastor latinoamericano, ¿cuál sería? ¿Por qué?

Aunque es muy difícil seleccionar solo un capítulo de tantos temas tan importantes, me inclinaría por el capítulo sobre el pastor y su equipo de trabajo (capítulo 14), escrito por el pastor Miguel Núñez. La razón es que cada pastor debería ser parte de un equipo pastoral y no un “lobo solitario”. Creo que esa visión, no solo de fieles pastores sino de buenos equipos pastorales, es una de las mayores necesidades de las iglesias hispanas hoy.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando