×

Los cristianos somos llamados a vivir en este mundo sin ser de este mundo. Esta es una de las tensiones y paradojas de la vida cristiana, y por eso es inevitable que tengamos que pensar sobre la cultura que nos rodea.

Todos los creyentes tenemos una postura sobre la cultura, la tengamos articulada o no. Por tanto, debemos preguntarnos si esa postura es bíblica o no. ¡Y esta no es una pregunta fácil! Por eso doy gracias a Dios por el libro Cultura y Conexión: Conectando tu fe con lo que ves, lees y juegas, ya disponible en preventa.

A continuación tienes una corta entrevista a Jairo Namnún sobre este libro y su relevancia. Él trabaja en The Gospel Coalition como Director de Coaliciones Internacionales y sirvió como traductor de este recurso útil para la iglesia.


¿Qué fue lo que más te edificó de este libro mientras lo tradujiste y por qué?

Cuando era más joven, el tema del discernimiento a la hora de consumir cualquier tipo de contenido de media era algo mucho más central en mi vida. En la medida que llegaron los hijos, hoy en día cuando nos sentamos frente al televisor al final de un largo día, hay una tentación mucho mayor a simplemente apagar el cerebro. Trabajar en este libro fue un verdadero recordatorio de que, si no puedo adorar al ver televisión o escuchar música, entonces mejor no hacerlo.

Una de los temas centrales en el libro es la importancia de discernir cuáles son las historias que nos cuenta nuestra cultura y cómo tener discernimiento ante ellas. ¿Cuáles dirías que son algunas de las historias que somos propensos a creer en nuestros días y por qué?

Hoy en día hay una profunda cultura de victimización que va desde las novelas y series de televisión hasta nuestro uso de las redes sociales. No solo estamos creyendo constantemente que el mundo gira alrededor de nosotros, sino también que gira en contra de nosotros. Solemos pensar que las personas están interesadas en todo lo que hacemos… ¡y que no les interesamos lo suficiente!

Pienso que los cristianos camino a la madurez hacemos bien al entender que no somos más que extras en la gran historia de la redención. Por la gracia de Dios, todos jugamos una parte. En la gracia de Dios, es una parte mínima en la gran escala de las cosas. No nos tomemos tan en serio.

Algo que me encantó de este libro es la manera en que enseña al lector a conectar temas y productos de nuestra cultura (¡incluso los libros de colorear para adultos!) con el evangelio. ¿Cómo crees que esto puede ayudarnos a tener más conversaciones evangelísticas?

Con el tiempo, en la medida en que crecemos en la imagen de Cristo, hay muchas cosas que cambian a nuestro alrededor, y muchas actitudes y acciones que en verdad nos separan de nuestros vecinos. De manera trascendental, hay lugares y espacios que dejamos de visitar, y hay un lugar y espacio que se convierte en central para nosotros (la iglesia) pero que nuestros prójimos inconversos nunca o casi nunca visitan. Eso hace que muchas veces los veamos como completamente extraños.

Sin embargo, te sorprenderías al ver cuántas series y películas, y aún música, es similar entre las playlist de cristianos y no cristianos. Pudiera ser, si es que esto es cierto, que los cristianos necesitamos crecer en nuestra santidad (y ciertamente hay muchas series y películas y música que los cristianos no vamos a escuchar por ser cristianos). Pero hay grandes temas narrativos que tanto cristianos como no cristianos podemos disfrutar, y de hecho lo hacemos (por ejemplo, las epopeyas clásicas, las mejores aventuras del MCU, o el drama familiar de Star Wars). ¿Qué pasaría si los cristianos aprendemos a ver a través de las luces y los flashes de Hollywood? ¿Si aprendemos a ver lo que verdaderamente resuena desde La Odisea hasta Avatar, aquellas cosas que genuinamente conectan con lo que nos hace humanos? Ese es el modelo de Pablo y es algo que este libro nos enseña a hacer.

Atado a eso, también nos sirve de forma evangelística el poder explicar, con sentido y peso, por qué no participamos en las obras de las tinieblas de ciertos artistas, no observamos las cosas que deshonran a Dios en ciertas películas, y decidimos abstenernos del consumo inerte de Netflix. Los cristianos predicamos no solo en la manera en que participamos, sino también en cómo nos abstenemos.

¿A quiénes recomendarías este libro y cómo puede ayudarles a ser sal y luz en nuestra época?

En general, a todo cristiano que le guste reflexionar y quiera algo diferente a una lectura de teología sistemática. Particularmente, si eres joven o líder de jóvenes, o estás interesado en la apologética y la interacción con la cultura.

Creo que hay mucho de bueno para sacar de aquí, y solo espero que con el tiempo el Señor levante hombres y mujeres que puedan hablar de estas cosas, pero interactuando no solo con los Beatles, sino también con Los Bukis.


Adquiere el libro Cultura y Conexión en preventa.

Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando