×

¿Cómo puede testificar un maestro cristiano en una universidad secular?

¿Cómo puede un maestro auxiliar testificar a estudiantes universitarios en un contexto universitario secular estadounidense? ¿Puede él o ella usar el horario de oficina para hacer preguntas de reflexión a los estudiantes que, a su vez, podrían preguntar sobre la esperanza que él o ella tiene? ¿Puede el profesor poner versos de la Biblia en la pared o en el escritorio de la oficina? 


La oposición al cristianismo en los campus universitarios ha ido en aumento a lo largo del siglo pasado, pero parece incrementar en las últimas dos décadas a medida que las universidades imponen mayores restricciones a la libertad de expresión en un intento de proteger a los estudiantes de un discurso que se percibe como ofensivo o intolerante. Además, un fallo judicial del 2014 parece haber sentado un precedente de prohibir a los profesores de las instituciones públicas hablar abiertamente sobre su fe mientras enseñan.

Al mismo tiempo, el entorno universitario es un campo misionero especial. Brinda una gran oportunidad para el evangelismo y el discipulado, con el potencial de tener un impacto global. Por naturaleza las universidades atraen a personas de todas las naciones, religiones, y entornos socioeconómicos, y brindan una oportunidad para llegar a personas a las cuales no se tiene acceso de otro modo. Luego, en cuatro o cinco años, estos estudiantes se gradúan y se mueven por todo el país y el mundo a medida que continúan su educación o comienzan sus carreras profesionales.

Entonces, dadas las limitaciones que enfrentan los miembros de la facultad cristiana, ¿cuál es la forma más efectiva para que testifiquemos a nuestros estudiantes?

Buscar relaciones

Como profesor auxiliar en la Universidad de Baylor, tengo el privilegio de compartir mi testimonio al comenzar cada semestre. Siempre concluyo con una invitación abierta para que los estudiantes vengan a mi oficina si desean saber más sobre cómo tener una relación con Dios o si desean hablar conmigo sobre su fe. A lo largo de nueve semestres, aún no he tenido un solo estudiante que acepte mi oferta.

Por el contrario, mientras estaba en la escuela de posgrado de la Universidad de Georgia, participé en un ministerio del campus conocido como El Gran Intercambio (The Great Exchange), que ayuda a las iglesias locales y a los ministerios del campus a capacitar a sus estudiantes sobre cómo involucrar a sus compañeros en conversaciones espirituales. A través de este ministerio, pude tener muchas conversaciones excelentes sobre el evangelio con estudiantes (y miembros de la facultad) de diferentes religiones y nacionalidades.

Es importante reconocer cuán importantes son para nuestro testimonio, para bien o para mal, nuestras interacciones diarias con nuestros estudiantes y colegas.

Además, he servido junto a mi esposa en dos ministerios universitarios excepcionales. En cada uno, varios estudiantes participaron activamente en el transcurso de varios años (incluidos algunos estudiantes que tuve en clase), lo que permitió desarrollar relaciones significativas y duraderas de mentoría/discipulado.

Buscar relaciones a través de los ministerios del campus

Construir relaciones significativas con los estudiantes puede ser difícil por varias razones. Primero, la mayoría de nuestros estudiantes solo se inscribirán en uno o dos de nuestras clases, lo que limitará nuestro contacto con ellos.

En segundo lugar, como su profesor, estamos en una relación profesional en la que mantenemos una posición de autoridad. Esto (entendiblemente) hace que sea difícil para que nuestros estudiantes se sientan cómodos revelando sus vidas personales, ya sea por temor a ser juzgados o por deseo de actuar profesionalmente. Finalmente, existen las barreras institucionales antes mencionadas que limitan cuánto podemos hablar con nuestros estudiantes sobre nuestra fe.

Así que, además de hacer todo lo posible (dentro de los parámetros permitidos por nuestros empleadores) para proclamar el evangelio a nuestros estudiantes, recomiendo, a cualquier miembro de la facultad que busque influenciar su campus para Cristo, que sea voluntario en un ministerio universitario existente.

El voluntariado en un ministerio existente ofrece varias ventajas:

  1. Brinda la oportunidad de utilizar nuestros dones espirituales junto con otros creyentes que participan activamente en una misión continua y estratégica para llegar a los estudiantes.
  2. Los estudiantes generalmente participan en estos ministerios por varios años, creando una oportunidad genuina para evangelismo y discipulado.
  3. Como voluntario, especialmente si es asesor académico, puede tener una mayor justificación para hablar sobre su fe con sus estudiantes, ya que esta es una forma de servicio a la universidad.
  4. La universidad no puede imponer ninguna restricción fuera del aula.

Finalmente, es importante reconocer cuán importantes son para nuestro testimonio, para bien o para mal, nuestras interacciones diarias con nuestros estudiantes y colegas. Para la mayoría de nosotros, obtener el título dependerá de nuestra productividad en la investigación. Como resultado, es fácil sucumbir a la tentación de dedicar la mayor parte de nuestro tiempo y energía a la investigación, viendo la enseñanza y el compañerismo como meras distracciones.

Sin embargo, no debemos perder de vista el hecho de que obtener el título o construir nuestra reputación como investigador dentro de nuestro facultad no es el propósito principal de Dios para nosotros en nuestro trabajo. Así como en todas las cosas, nuestro propósito principal es glorificarle a Él (1 Co. 10:31; Col. 3:17; 3: 22–24; 1 P. 4:11). Por lo tanto, hagamos todo lo posible para honrar a Dios en cada aspecto de nuestro trabajo, esforzándonos por ser embajadores de Cristo para nuestros estudiantes y colegas al demostrar amabilidad, paciencia, humildad, y disposición para servir en todas nuestras interacciones.


Publicado originalmente The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Unsplash.
CARGAR MÁS
Cargando