¡Únete a nosotros en la misión de servir a la Iglesia hispana! Haz una donación hoy.

×
Nota del editor: 

Este es el cuarto artículo de la serie del Dr. Jason DeRouchie Cómo entender y aplicar el Antiguo Testamento. Puedes leer el artículo anterior aquí.

Con el paso 5 del proceso interpretativo pasamos de “Texto” a “Observación” y consideramos una serie de asuntos relacionados con la forma en que un pasaje es comunicado. Nuestro objetivo inicial es evaluar la composición y la relación de palabras, frases, cláusulas y unidades de texto más grandes. En resumen, necesitamos estudiar gramática.

Conforme a su propio corazón, buscó un hombre: ilustrando la importancia de la gramática

¿Por qué estudiar gramática? Antes de responder esta pregunta, permítanme ilustrar la diferencia que la gramática puede hacer. Pasé un semestre estudiando en Israel en el año 1993. Durante este tiempo, oraba para que Dios me hiciera “un hombre conforme a Su corazón”. Estaba haciendo eco de un pasaje donde, hablando del reemplazo de Saúl, el profeta Samuel declaró: “El SEÑOR ha buscado para sí un hombre conforme a su corazón” (1 S 13:14). ¿Qué significa esta declaración? Para mí, era algo como: “Dios, deja que mis deseos, pensamientos y disgustos sean como los tuyos”. También podría haber sido: “Ayúdame a ser un hombre que busque tu corazón”.

En inglés, se usa la preposición “after” que puede significar “tras” como en, “el policía fue tras el ladrón”. Ahora reconozco que la preposición hebrea ke (כְּ, en inglés traducida como “after”, en español “conforme/según”) que comienza la frase “after His own heart” (conforme a Su corazón) nunca funciona de esta manera. Esto significa que la construcción “a man after His own heart” (un hombre conforme a su corazón) no puede significar “un hombre que busca el corazón de Dios”. Eso anula una de las formas en que pude haber interpretado esta declaración hace décadas.

Lo siguiente que hay que reconocer es que las frases preposicionales son modificadores, que caracterizan a sustantivos (que funcionan como adjetivos) o verbos (funcionan como adverbios). La mayoría de las frases preposicionales en hebreo son adverbiales, pero la interpretación tradicional de 1 Samuel 13:14 trata la frase preposicional “tras/según/conforme a su corazón” de manera adjetiva. Veamos tres posibilidades para interpretar 1 Samuel 13:14. El hebreo se lee de derecha a izquierda, y lo siguiente representa un inglés y español interlineal con traducción palabra por palabra debajo del hebreo.

Primero, si “tras/según/conforme a su corazón” está funcionando adjetivamente modificando el objeto directo “hombre”, y si “corazón” se refiere al carácter o la lealtad de Dios, entonces la cláusula significa que “YHWH ha buscado un hombre cuyo carácter o lealtad de alguna manera correspondiera con el carácter o lealtad de Dios”. Esta es la lectura tradicional y varias traducciones al inglés hacen explícita esta opinión: “El Señor, buscando a un hombre que le agrada en todos los sentidos…” (BBE). “El SEÑOR se ha buscado un hombre para sí que le es fiel” (NETB). “El SEÑOR ha encontrado un hombre que le es fiel” (HCSB).[1] “El Señor buscará al hombre que camine en pos del corazón mismo del Señor” (CEB). La siguiente figura representa el orden de las palabras del hebreo.

En segundo lugar, cuando se lee “conforme a su corazón” como adjetivo, surge otra posibilidad si “corazón” no se refiere al carácter de Dios sino a su “deseo” o “elección”. Aquí el propósito electivo de Dios se corresponde con o encuentra su cumplimiento en el “hombre”. La idea básica sería que “Yahvé ha buscado para sí un hombre conforme a su propia elección”. Algunas versiones contemporáneas en inglés emplean esta lectura: “Dios está buscando tu reemplazo ahora mismo. Esta vez Él será quien escoja” (MSG). “El SEÑOR buscará a un hombre de su elección” (CEB).

Todavía hay una tercera forma de leer el pasaje, y creo que es la preferible: que la frase preposicional “conforme a su corazón” no funcione modificando adjetivamente a “hombre” sino modificando adverbialmente el verbo principal “ha buscado”. En este caso, el “corazón/voluntad” de Yahvé sirve como el estándar o norma por la cual Él buscó un nuevo rey: “Yahvé ha buscado para sí un hombre conforme a su propia voluntad”. En esta lectura, el versículo no dice nada explícito sobre el carácter o la lealtad del hombre. En cambio, se enfoca en cómo el acto de discreción de Yahvé al seleccionar a David surgió de un acto previo de voluntad; Él buscó de acuerdo a una imagen mental que tenía en mente.

Hay varias evidencias que apoyan esta tercera lectura, todas las cuales he abordado en otro escrito.[2] Ahora bien, si la lectura adverbial es correcta, aunque el versículo no nos dice nada explícito sobre el reemplazo de Saúl, aún puede decirnos algo implícitamente. Si Yahvé, en parte, seleccionó a David porque su vida se alineaba más con el ideal mental que Dios tenía para el reinado que la vida de Saúl (es decir, Dt 17:14-20), entonces aun con la lectura adverbial, podemos aprender que la disposición interna de David se alineó más con los deseos de Dios que la de Saúl. Más aún, su vida apuntaba a su Hijo mayor, Jesús, quien encaja perfectamente con la imagen ideal de realeza de Dios.[3]

Mi punto en esta ilustración es enfatizar el valor de conocer la gramática. Considerar cómo se relacionan las palabras, frases, cláusulas y textos más extensos puede abrir nuevas vías para preguntas e interpretación. Debido a que nuestra búsqueda es entender correctamente la Palabra de Dios, ¡tales esfuerzos valen la pena!

¿Qué es la gramática?

La gramática es lo que permite que la comunicación tenga sentido. Dejamos de ser coherentes si nos desviamos demasiado de las normas gramaticales. Para ser específico, la gramática es todo el sistema y estructura que usa el lenguaje para comunicarse de manera efectiva. Consta de cuatro partes:

  • Ortografía: el estudio del alfabeto y cómo se combinan sus letras para formar sonidos;
  • Fonología: el estudio del sistema de sonidos de una lengua (fonemas);
  • Morfología: el estudio de la formación de palabras;
  • Sintaxis: cómo se combinan las palabras para formar frases, cláusulas, oraciones (gramática de cláusulas) e incluso estructuras más grandes (gramática de texto).

Pasamos ahora a la gramática de las cláusulas y la gramática del texto.

Gramática de cláusulas

Como mencionamos anteriormente, la gramática de cláusulas es cómo las palabras se combinan para formar frases, cláusulas y oraciones. El tiempo invertido considerando 1 Samuel 13:14 fue un ejercicio de gramática de cláusulas porque estábamos buscando interpretar el significado de una frase dentro de una oración. En ese caso, buscamos determinar si la frase preposicional “conforme a su corazón” modifica a un sustantivo o un verbo. Para poder practicar la gramática de las cláusulas, es útil conocer los siguientes términos:

  • Cláusula: Una construcción gramatical compuesta por un sujeto y su predicado.
  • Frase: un grupo de palabras que ocupan un solo espacio en una cláusula.
  • Cláusula subordinada: Una cláusula que sirve como modificador y está incrustada en una cláusula de nivel superior, como en “quién es solo un joven” en la oración “David, quien es solo un joven, mató a Goliat”.
  • Cláusula principal: Una que no está subordinada gramaticalmente a ninguna otra cláusula de nivel superior. “David, quien es solo un joven, mató a Goliat”.
  • Oración: Una cláusula principal con todas sus cláusulas subordinadas.

Además de estos términos, necesitas saber las preguntas correctas que debes hacer. Algunas de las preguntas claves son:

  • ¿Podría cualquier cláusula o grupo de cláusulas entenderse de manera diferente si la gramática se analizara de manera diferente?
  • ¿He identificado el antecedente de cada pronombre y el sujeto de cada verbo?
  • ¿Entiendo la función de cada conjunción subordinada?
  • ¿Sé cómo se relaciona cada cláusula con su contexto?
  • ¿He comprendido el papel de todos los marcadores del discurso?

Gramática del texto

La gramática del texto consiste en la relación entre estructuras de pensamiento que son iguales o mayores que el nivel de la cláusula. El siguiente diagrama de Deuteronomio 7:1-4 es un modelo con una explicación adjunta de cómo comenzar a pensar en la gramática del texto.

Cada referencia de verso (es decir, 7:1[a]; 7:1b; 7:1c; 7:2[a]; etc.) es una cláusula, lo que significa que tiene un sujeto y un predicado (aunque en algunos casos el sujeto está implícito en una cláusula anterior). A continuación se muestra una explicación de lo que el diagrama de gramática del texto anterior intenta comunicar. Trabajar con estas notas será difícil, pero comprender lo que estoy haciendo te servirá para estudiar la Biblia. Puedes obtener más información sobre cómo redactar un texto bíblico como yo lo he hecho en biblearc.com.

El momento en que Israel debe destruir a sus enemigos (7:1a–2b)

  • 7:1a comienza una unidad temporal extendida (“cuándo”) de cuatro cláusulas que van de 1a a 2b. La totalidad de esta unidad “cuándo” modifica 2c en el sentido de que proporciona los eventos que deben ocurrir para que suceda 2c. He indicado que 1a2b modifica a 2c de esta manera al sangrar la unidad a la derecha. Otra forma de enunciar esta relación es que 2c puede sostenerse gramaticalmente por sí misma (es decir, una cláusula independiente), pero la unidad en 1a–2b no puede sostenerse por sí sola ya que depende de 2c. Si bien solo 1a incluye el “cuándo” temporal, las cláusulas en 2a–2b se vinculan con “y”, de modo que la totalidad de 1a–2b se erige como un bloque de cláusulas subordinadas que juntas modifican 2c. El primer paso de esta unidad es que Yahvé “introducirá” a Israel en la tierra prometida.
  • 7:1b modifica la palabra “tierra” en 1a al describirla. Dado que 1b desarrolla 1a, lo he sangrado a la derecha de 1a. La “tierra” es la que poseerá Israel.
  • 7:1c comienza con la conjunción “y”. Esta conjunción comunica que 1c enlaza con 1a y continúa la subordinación comenzada con la cláusula “cuando”. Debido a que 1c se conecta con 1a, va directamente debajo de 1a. Viendo que 1c enlaza con 1a nos informa que el tema implícito de 1c es el mismo tema de 1a (es decir, el Señor, tu Dios). Cuando Yahvé lleve a Israel a la tierra prometida, “echará” a las siete naciones que estarán enfrentando.
  • 7:2a comienza con la conjunción “y”. Esta conjunción comunica que 2a enlaza con 1c y continúa la unidad subordinada comenzada en 1a. Debido a que 2a se conecta con 1c, va directamente debajo de 1c. En esta unidad temporal, las acciones de Dios pasan de ”introducir” a “echar” y luego culminan en la “entrega” de todas las naciones a Israel.
  • 7:2b comienza con la conjunción “y”. Esta conjunción comunica que 2b enlaza con 2a y continúa la unidad subordinada comenzada en 1a. Debido a que 2b se conecta con 2a, va directamente debajo de 2a. Sin embargo, el cambio de Yahvé como sujeto en 1ac y 2a a “ustedes” como el sujeto del 2b identifica que 2b comunica el resultado de las acciones previas de Dios. Una vez que el Señor “introduzca”, “eche” y “entregue” el resultado será que Israel “derrotará” a las naciones. Todos estos eventos establecen el contexto temporal para la idea principal que sigue.

El llamado a Israel para que destruya a sus enemigos (7:2c)

  • 7:2c es una cláusula independiente. Es lo que sucede después de que Yahvé “introduce… eche… y entregue” y después de que Israel “derrote” (1a–2b). Toda la unidad temporal en 1a–2b modifica 2c. He indicado que 2c es una cláusula independiente colocándola en el extremo izquierdo. Dentro de la jerarquía de cláusulas, el hecho de que esta cláusula esté más a la izquierda comunica que es el punto gramatical principal del pasaje. Operando como instrumentos de la ira de Dios, Israel está llamado a “destruir por completo” a los habitantes rebeldes de la Tierra Prometida.

Las implicaciones de que Israel destruya a sus enemigos (7:2d–4c)

  • 7:2d no comienza con una conjunción (es decir, es asindético). En contexto, la falta de conjunción sugiere que 2d y las otras dos cláusulas vinculadas a él (2d, 3a) están brindando juntas algunas de las implicaciones del llamado de Dios para destruir a los pueblos en 2c. Como 2d explica a 2c, lo he sangrado a la derecha. Destruir por completo a los enemigos de Yahvé significa que Israel no debe hacer ninguna alianza con ellos.
  • 7:2e comienza con la conjunción “ni”, que significa que 2e agrega una implicación adicional a 2d. Debido a que 2e se conecta con 2d, va directamente debajo de 2d. Israel tampoco debe apiadarse de ellos.
  • 7:3a comienza con el adverbio conjuntivo “y”, que identifica que 3a enlaza con 2e y se suma a la unidad explicativa que comienza en 2d. Destruir a todos los pueblos (2c) implica que Israel no debe hacer alianza con ellos (2d), apiadarse de ellos (2e) o contraer matrimonio con ellos (3a). Debido a que el “y” al frente de 3a se basa en 2e, va directamente debajo de 2e.
  • 7:3b no comienza con una conjunción, y como en 2d, el contexto sugiere que la falta de señales de conexión en 3b es porque aclara la declaración anterior en 3a sobre no casarse con ellos. No deben permitir que sus hijas se casen con los hijos de los impíos. Como 3b modifica 3a, lo he sangrado a la derecha.
  • 7:3c comienza con la conjunción “ni”, agregando así un elemento más a la explicación que comenzó en 3b. No casarse entre ellos significa que los israelitas no deben dar a sus hijas a los hijos de los paganos (3b) ni tomar a las hijas de los paganos para los hijos de los israelitas (3c). Debido a que 3c se conecta con 3b, va directamente debajo de 2e.
  • 7:4a comienza con la conjunción “porque”. Esta conjunción significa que 4a apoya lógicamente a 3c al proporcionar una base racional. De hecho, 4a comienza una unidad de tres cláusulas (4a-b-c) que juntas dan la razón por la que Dios prohíbe los matrimonios mixtos entre religiones. La primera razón por la que los israelitas no deben casarse con aquellos que no temen a Yahvé es “porque” estos paganos apartarán a los israelitas de seguir a Dios para servir a los ídolos. Debido a que 4a proporciona una base lógica para 3c, lo he sangrado a la derecha.
  • 7:4b comienza con “entonces”, que se conecta de nuevo con 4a y, por lo tanto, continúa expandiendo las razones por las que los israelitas no deben casarse entre ellos. La idolatría de Israel “encenderá” la justa ira de Yahvé. Dado que 4b se conecta de nuevo a 4a, la cláusula va directamente debajo de 4a en el diagrama.
  • 7:4c comienza con la conjunción “y”. Esta conjunción significa que 4c se vincula con 4b, proporcionando la razón final por la que Israel no debe casarse fuera del pacto con Yahvé: resultará en que Dios finalmente los “destruirá”. Dado que 4c se conecta de nuevo a 4b, continúa proporcionando la base racional para 3c y va directamente por debajo de 4b.

Deuteronomio 7:1-4 es un pasaje de peso con un argumento detallado que motiva de manera efectiva a las personas a obedecer al Señor. Dios llamó a Israel para eliminar los obstáculos que se oponían a su persecución. No tomarse en serio la idolatría ciertamente resultaría en su ruina.

Al practicar la gramática del texto como lo he hecho anteriormente, puedes discernir que el punto principal de Deuteronomio 7:1-4 es el versículo 2c: “los destruirás por completo”. Esta es la idea principal del pasaje y todas las demás partes del pasaje lo apoyan o desarrollan de alguna manera. 7:1-2b identifica el momento en que Israel debe destruir a sus vecinos enemigos y 2d-4 explica algunas de las implicaciones de lo que significa que destruirán estos objetos de la justa ira de Dios. Recién hemos comenzado a aprender a rastrear un argumento. Dedicaré toda la publicación del próximo mes a este paso en el proceso interpretativo.


[1] La CSB más reciente vuelve a una traducción más tradicional: “El SEÑOR ha encontrado un hombre conforme a su corazón”.
[2] Jason S. DeRouchie, “The Heart of YHWH and His Chosen One in 1 Samuel 13:14” (El corazón de YHWH y su Elegido en 1 Samuel 13:14), BBR 24.4 (2013): págs. 467-489.
[3] Para ver mi comprensión del uso que hizo el apóstol Pablo de 1 Samuel 13:14 en Hechos 13:22, véase ibid., págs. 488-489.

Esta publicación adapta material del “Capítulo 5: Cláusula y gramática del texto” en Cómo comprender y aplicar el Antiguo Testamento de DeRouchie, 181-236.
Publicado originalmente en For The Church. Traducido por Equipo Coalición.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando