9 cosas que debes saber sobre los himnos cristianos

En septiembre del 2018 se cumplió el aniversario 147 de la muerte de Charlotte Elliott, autora del himno “Tal como soy”. Billy Graham dijo que su equipo usó este himno en casi todas sus cruzadas, y el historiador de himnos Kenneth Osbeck escribió que “Tal como soy” había “tocado más corazones e influenciado a más personas por Cristo que cualquier otra canción escrita”. Aquí hay nueve cosas más que debes saber sobre una de las formas musicales más importantes en la historia de la Iglesia.

1. Un himno es una canción religiosa o un poema de alabanza a Dios cantado durante el culto cristiano, generalmente por toda la congregación. El canto o la composición de los himnos se llama himnodia, mientras que un escritor de himnos se conoce como un himnodista. A la colección de himnos se le llama himnario. Un estudiante de himnodia se llama himnólogo, y el estudio erudito de himnos e himnodia es himnología.

2. El término himno se deriva de la palabra griega himnos: “canto festivo u oda en alabanza a dioses o héroes”. Esta palabra es utilizada en la Septuaginta (la traducción griega más antigua de las Escrituras hebreas) para traducir varias palabras hebreas que significan: “canto alabando a Dios”.

3. La música a la que se puede cantar un himno se conoce como la canción del himno. Muchos himnos en inglés fueron escritos con un himnómetro en particular (es decir, un número específico de sílabas para las líneas en cada estrofa del himno) para que el himno pudiera cantarse con una melodía ya conocida por la congregación. Por ejemplo, “Sublime gracia” está escrito en una métrica común (8.6.8.6) y se canta con la melodía de la canción tradicional conocida como “New Britain”.

4. Las primeras referencias a la himnodia cristiana vienen en el Nuevo Testamento. Se hacen dos referencias en los Evangelios (Mt. 26:30 y Mr. 14:26), probablemente refiriéndose al canto de los salmos. La himnodia también se menciona en Hechos 16:25; 1 Corintios 14:26; Efesios 5:19; Colosenses 3:16; y Santiago 5:13.

5. Hasta el siglo XVIII, la mayoría de la himnodia en las iglesias consistía en cantar los Salmos inspirados. Durante la Reforma protestante, algunos reformadores, como Martín Lutero, comenzaron a incluir himnos, mientras que otros como Juan Calvino se apegaron a un principio de salmodia exclusivamente. El himnodista británico Isaac Watts ha sido llamado el “libertador del himno inglés”, por ayudar a pasar del canto exclusivo del salmo a los himnos. Como dice Robin A. Leaver, Watts creyó a través de la salmodia “que solo los temas del viejo pacto solían cantarse entre la gente del nuevo pacto”. En su prefacio a Hymns and Spiritual Songs (Himnos y cantos espirituales, 1707), Watts escribió:

“Mientras nos encendemos en amor divino por las meditaciones de la amorosa bondad de Dios, y la multitud de sus tiernas misericordias, en unos pocos versos se propone a nuestros labios una terrible maldición contra los hombres; que Dios agregue iniquidad a su iniquidad, no los deje entrar en su justicia, sino que los borre del libro de los vivos (salmo 69, 16, 27, 28). Lo cual es contrario al nuevo mandamiento, de amar a nuestros enemigos” (Énfasis en el original).

6. La referencia más temprana luego del Nuevo Testamento a la himnodia proviene de una carta que el estadista romano Plinio el Viejo envió al emperador Trajano (c. 113 d. C.) describiendo su interrogatorio a los cristianos:

“Afirmaron, sin embargo, que la suma y el contenido de su error había sido que estaban acostumbrados a encontrarse en un día fijo antes del amanecer y cantar de manera receptiva un himno a Cristo como a un dios, y obligarse por juramento, no a algún crimen, no para cometer fraude, robo, o adulterio, no para dar falsa confianza, ni para negarse a devolver un fideicomiso”.

7. Charles Wesley, el hermano menor del fundador metodista John Wesley, escribió 8,989 himnos. Wesley escribió un promedio de 10 líneas de verso cada día durante 50 años, y completó un himno cada dos días. Durante su vida, nunca escuchó a sus compañeros metodistas cantar sus himnos en la adoración del domingo. En ese momento, los metodistas todavía eran parte de la Iglesia anglicana, y la Iglesia de Inglaterra no aprobó oficialmente el canto de himnos hasta 1820, 32 años después de la muerte de Wesley.

8. Aunque Fanny Crosby no comenzó a escribir himnos hasta que tenía 40 años, se convirtió en una de las himnodistas más prolíficas en inglés. Se cree que Crosby produjo alrededor de 9,000 obras, aunque, como señala la Encyclopadia Britannica, “el número exacto no se sabe por los numerosos seudónimos (hasta 200, según algunas fuentes) que empleó para preservar su modestia”. Aunque un tratamiento médico de un hombre que pretendía ser médico causó que Crosby quedara ciega cuando era niña, consideró que su condición era una bendición. “Si se me ofreciera una visión terrenal perfecta mañana, no la aceptaría”, dijo Crosby. “No podría haber cantado himnos de alabanza a Dios si me hubiera distraído por las cosas bellas e interesantes a mi alrededor”.

9. Los músicos modernos tienden a distinguir entre himnos y otras formas de música eclesiástica, como canciones de adoración y alabanza. Pero Agustín tenía una definición de himno más amplia e inclusiva. En su comentario sobre el salmo 148, Agustín dijo:

“¿Sabes lo que es un himno? Es una canción de alabanza a Dios. Si alabas a Dios y no cantas, no estás expresando un himno; si cantas y no alabas a Dios, no estás expresando un himno; si alabas algo más, que no es alabanza a Dios, aunque cantes y alabes, no estás expresando ningún himno. Un himno contiene estas tres cosas: canción, y alabanza, a Dios. La alabanza a Dios en el canto se llama himno”.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
CARGAR MÁS
Cargando