8 maneras de luchar contra la idolatría del confort en la iglesia

Una de las mayores idolatrías del cristianismo de hoy es también una de las más sutiles e insidiosas: la idolatría del confort.

La vemos especialmente en contextos occidentales ricos. La idolatría de confort es el producto de un contexto consumista que enmarca todo —incluyendo las cosas espirituales— en términos de un individualismo expresivo, superación personal, y “mejoramiento”. En este contexto, ir a la iglesia es solo una entre muchas otras cosas hechas a la medida (que también pueden incluir podcasts, libros de autoayuda, extractores de jugos, yoga, mochilas, exámenes de personalidad, videos de Jordan Peterson, etc.) que pueden agregar algo a tu “camino espiritual único” hacia la sabiduría, el bienestar, y la meta de convertirte en una “mejor persona”.

Debido a que este problema es tan extenso y sutil, a menudo no parece tan mortal. Pero convierte el cristianismo en un producto similar a una aplicación de teléfono inteligente: algo que el “usuario” puede optar por entrar o salir si es conveniente o apropiado, según sea necesario, pero solo en la medida en que sea adecuado. Si de alguna manera resulta incómodo o costoso, la “aplicación” se elimina fácilmente.

Pero un cristianismo al que se accede solo como nos conviene, solo cuando es cómodo y en nuestros términos, no es realmente cristianismo. Seguir verdaderamente a Jesús es no seguir el guión cultural sobre la comodidad. Es desviar la mirada del consumidor y dirigirla hacia nuestro Dios digno; de una orientación interna de autoayuda a una orientación externa de otros. Los cristianos sanos siempre tienen cuidado de no convertirse en cristianos cómodos.

Un cristianismo al que se accede solo como nos conviene, solo cuando es cómodo y en nuestros términos, no es realmente cristianismo.

¿Cómo podemos abordar este tema? Un buen lugar para comenzar es reconocer, arrepentirse, y orar por la liberación de esta tentación idólatra. Otro paso fundamental es simplemente comprometerse con una iglesia local, reconociendo que una iglesia saludable debe hacernos sentir incómodos. Pero ¿qué más podemos hacer?

Aquí hay ocho formas adicionales en que un cristiano que asiste a la iglesia puede atacar proactivamente, o evitar preventivamente, la idolatría en la vida cristiana.

1. No eleves tus preferencias de la iglesia como el estándar de oro.

Es bueno amar tu iglesia. No es bueno idolatrar tu iglesia. A veces, una apreciación saludable de la iglesia puede convertirse en una orientación insular e insalubre que excluye de la comunión (o incluso de la ortodoxia) a otras tradiciones cristianas y de la iglesia, solo porque difieren de cómo tu congregación hace las cosas.

Si te resulta insoportable sentarte en el servicio de otra iglesia porque “no es cómo lo hace mi iglesia”, eso es un problema. La comodidad de lo familiar se vuelve idolátrica cuando se deslegitima cualquier cosa desconocida. Los cristianos y las iglesias deben desafiarse a sí mismos para nunca asumir que han llegado a la única norma de oro sobre cómo hacer iglesia.

La comodidad de lo familiar se vuelve idolátrica cuando se deslegitima cualquier cosa desconocida.

2. Aprende y forma parte de tu “tribu”.

Parte de cómo los cristianos y las iglesias pueden evitar la tentación de “somos el patrón de oro” es buscar aprender de los creyentes fuera de su tribu en particular. Tal vez un pastor blanco podría asistir a una conferencia de pastores hispanos, o un miembro de la iglesia pentecostal podría visitar una iglesia anglicana, o un joven de 22 años podría visitar una iglesia llena de personas en sus 70 (o viceversa).

Tal vez podríamos llegar a las iglesias de inmigrantes en nuestras comunidades, sirviéndolas pero también aprendiendo de ellas. Quizá podríamos diversificar los blogs y los podcasts que escuchamos, y esforzarnos en oír más las voces que nos desafían. Tales cosas ayudarán a hacer estallar nuestras burbujas insulares e identificar formas en que hemos combinado la identidad cultural con la identidad cristiana.

3. No evalúes a la iglesia en términos de “lo que obtuve de ella”.

Una táctica simple para desafiar al cristianismo consumidor y la idolatría del confort es dejar de evaluar la adoración del domingo por la mañana en términos de “lo que obtuve de ella”. Esto tiende a reducir el punto de la iglesia a las cosas que mejoran mi vida y solo perpetúan el enfoque del consumidor.

En cambio, al salir de la iglesia un domingo, pregúntate: “¿Cómo contribuí? ¿Cómo edifiqué el cuerpo de Cristo? O pregúntate cosas que no impliquen en absoluto pronombres personales: “¿Cómo fue glorificado Dios? ¿Qué atributos de Dios fueron evidentes en el servicio?”. Tu evaluación de una iglesia debe estar centrada en Dios, no en ti.

4. Aprende a adorar a Dios sin importar el estilo musical.

Nuestras opiniones firmes sobre los estilos de música de adoración presentan las mejores oportunidades para que desafiemos nuestra idolatría de comodidad. En lugar de doblar los brazos en señal de protesta y cantar a medias cuando no te gusta la canción o el estilo de la música, dedícate a adorar incluso si odias la música. Inténtalo. Es liberador.

Pastores y líderes de adoración: ayuden a sus congregaciones empujándolos constantemente fuera de las zonas de comodidad. Eviten solo un estilo musical. Por ejemplo, el “sonido de Hillsong” es genial, pero no es el estándar de oro. Pueden rotar las bandas de adoración y los líderes que traen diferentes estilos. Canten viejos himnos, nuevos coros de alabanza, canciones gospel, etc. Aflojen el agarre rígido que tienen las personas en sus preferencias musicales amadas.  

5. Llega temprano a la iglesia y vete más tarde, incluso si eso significa una charla más incómoda.

Siendo yo introvertido, sé lo estresante y agotador que pueden ser esas pláticas antes y después de la iglesia. También sé que cuando llego a la iglesia convenientemente tarde y salgo del servicio durante la oración final, pongo mi confort por encima de mi vitalidad espiritual. El hecho es que las interacciones sociales incómodas en la iglesia pueden ser un antídoto poderoso para aliviar la adicción al confort. Nada resume la belleza gloriosamente incómoda de la familia de Dios como las personas extrañas de la iglesia con las que te codeas en un domingo cualquiera, personas con todo tipo de antecedentes y peculiaridades de personalidad.

Nada resume la belleza gloriosamente incómoda de la familia de Dios como las personas extrañas de la iglesia con las que te codeas en un domingo cualquiera.

Cuando llegamos y salimos sigilosamente de la iglesia, perpetuamos una espiritualidad de consumo que evita los enredos de la comunidad. Cuando nunca nos molestemos en conversar, los santos seguirán siendo conocidos y extraños para ti, y no los hermanos y las hermanas, los padres y las madres que podrían ser.

6. Da hasta el punto que lo sientas en tu presupuesto.

El sacrificio es una excelente manera de mantener bajo control tu adicción al confort. Pero la parte sacrificial es importante. Es fácil dar una parte de tu cheque de pago de tal manera que nunca sientas el pellizco. Es más difícil ser generoso cuando tu presupuesto es ajustado y parece que no hay margen para dar.

Cultivar el hábito de la generosidad financiera, especialmente cuando es costoso, es una de las maneras más claras en que puedes colocar al Reino de Dios por encima de tu comodidad personal. La generosidad para el avance del evangelio siempre vale la pena, incluso si eso significa que tenemos que reducir nuestros planes de vacaciones, posponer nuestro proyecto de renovación, o recortar nuestra cuota mensual de lattes.  

7. Sé flexible por el bien de la misión.

La idolatría de confort a menudo engendra rigidez en la vida cristiana, una falta de voluntad para adaptarse al cambio, una nostalgia por “cómo eran las cosas”, y una vacilación para desarraigarte cuando la misión llama. Una buena manera de responder a esta tendencia es cultivar deliberadamente la flexibilidad y la agilidad en la forma en que te acercas a la iglesia.

No estés tan sobrecargado de cosas que no puedas de repente cenar con los recién llegados a la iglesia. No estés tan atado a tu ministerio que no estés dispuesto a participar y servir donde sea que se necesite. No seas tan fanático de los líderes talentosos de la iglesia que no celebres, aunque con tristeza, cuando Dios los llama a liderar un nuevo campus o plantación de iglesias. Se flexible y listo para moverte cuando surjan oportunidades de misión y evangelización. Debes estar dispuesto a sacrificar el confort y lo familiar cuando el Espíritu está obrando y el evangelio avanza.

8. No renuncies al minuto que se pone difícil.

Cuando la comodidad es un valor principal en nuestra vida espiritual, es fácil justificar dejar una iglesia en el momento en que se vuelve incómodo. Tal vez algo sobre el pastor te moleste. Quizá no hayas escuchado respuestas satisfactorias sobre una postura teológica particular. Tal vez la comunidad simplemente no “te atrapa”. Tal vez sientas que tus dudas o pasiones son demasiado para la iglesia.

Algunos de estas cosas eventualmente pueden convertirse en razones válidas para irte, pero ninguna de ellas debería hacer que abandones todo de inmediato. Desafíate a ti mismo a permanecer, incluso cuando el período de luna de miel termine. Llega a la iglesia incluso cuando no te apetezca. No descuides el reunirte juntos (He. 10:25). No se trata de si una iglesia puede manejar tus dudas y tu angustia. El hecho es que Dios puede hacerlo. Y Él te quiere en una familia de iglesia, trabajando a través de los desafíos y creciendo junto con otros miembros del cuerpo.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando