7 consideraciones para el líder de iglesia que recibe una carta anónima

En ocasiones, un líder de iglesia comparte con la comunidad en Church Answers que recibió una carta anónima. Cuando esto sucede, el líder se siente inevitablemente herido y frustrado porque no tiene manera de responder.

A lo largo de los años he visto un tema común en las cartas anónimas. Puedo delinearlo mejor con siete consideraciones.

1. La mayoría de los líderes de iglesia eventualmente recibirán una carta anónima. Es parte del trabajo y del rol en el ministerio. A pesar de que no quita el aguijón de la carta, saber que a otros les ha pasado lo hace más soportable.

2. El contenido típico de una carta anónima refleja a un miembro de la iglesia herido o enojado, y tiene expectativas no cumplidas o poco realistas. Algunos miembros de la iglesia tienen ideas extrañas sobre cómo debe ser la iglesia y cómo deben actuar los líderes de la iglesia. Los miembros de la iglesia cobardes expresarán sus frustraciones de forma anónima.

3. El principio de hacer a un lado sigue siendo un buen consejo. Es común que los líderes se deshagan de cartas anónimas tan pronto como sea posible. Algunos pastores y líderes tienen un asistente que lee las cartas que llegan a la oficina. Se le pueden dar instrucciones a ese asistente para que elimine las cartas anónimas antes de que el líder de la iglesia las vea.

4. La mejor manera en que los líderes de iglesia pueden lidiar con cartas anónimas es orando por sus propios corazones. Estas cartas con mala intención pueden ser una fuente terrible de distracción y desaliento. El pastor u otro líder de iglesia debe orar por su propio corazón. Dios ciertamente puede lidiar con las situaciones que creemos que son casi imposibles, como por ejemplo el lidiar con el dolor que traen estas cartas.

Es difícil mantenerse enojado con alguien si estás orando por él, incluso si no lo conoces.

5. Muchos líderes de iglesia intencionalmente oran por el autor de la carta. Es difícil mantenerse enojado con alguien si estás orando por él, incluso si no lo conoces. Aunque su acción es cobarde, obviamente son personas que están sufriendo, y están enojadas y decepcionadas. Necesitan de la oración.

6. A veces los líderes de iglesia dan a conocer que las cartas anónimas nunca les llegan. Decirlo puede ser complicado. Si se hace en la reunión general, puede distraer de la adoración. También puede verse como exagerado o vengativo. Pero varios pastores han encontrado maneras de hacer correr la voz de que nunca leen esas cartas. Eso suele detener futuras cartas escritas en el anonimato.

7. Los líderes sanos se recuperan rápidamente después de recibir una carta anónima. Saben que les perjudicará a ellos y a su ministerio si se detienen en ello. La mejor manera de seguir adelante es concentrarse en el ministerio que Dios les ha dado y olvidarse de una carta que a la que no se puede responder.

Las cartas anónimas son comunes. Las cartas anónimas son dolorosas. Los líderes sanos lidian con el dolor (si ven la carta) y continúan.

Simplemente hay demasiado buen trabajo qué hacer como para que la congregación de Dios se distraiga o se desanime por mucho tiempo por culpa un acto tan cobarde.


Publicado originalmente por Thom Rainer. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando