20 frases de Miguel Núñez sobre el ministerio pastoral

De pastores y predicadores, del pastor Miguel Núñez, es uno de los mejores recursos sobre el ministerio pastoral que he leído en español, lleno consejos sabios y verdades importantes.

A continuación, comparto 20 de mis frases favoritas en el libro (los números en paréntesis señalan las posiciones en la edición para Kindle).


El ministerio pastoral no es algo que los humanos deciden, es la respuesta a un llamado que Dios ha hecho (157).

Cuando una persona insiste en pastorear sin el respaldo de otros líderes o de la congregación, es un boleto al fracaso y deberá enfrentar las consecuencias (186).

Es de vital importancia entender el llamado pastoral porque muchos se entusiasman con la idea de estar detrás de un púlpito exponiendo la Palabra de Dios , sin considerar que el pastorado es mucho más que la predicación (341).

Es necesario recordar que todos dejamos un ejemplo y por el ejemplo dejado daremos cuenta al Pastor de pastores. La pregunta es, ¿qué clase de ejemplo estamos dando? (407).

El pastorado es la obediencia a la voz interna de Dios confirmada por un llamado externo que se representa mediante la afirmación de la congregación de aquel que recibió ese llamado (480).

Continuamente estamos administrando cosas sagradas y en el trayecto podemos olvidar cuán sagrado es lo que hacemos y convertir en ‘ordinario’ lo que es extraordinario. Esto es un grave peligro (651).

Nuestra predicación debe ser el resultado, no solo de las horas que empleamos en hacer la exégesis de un texto, sino el resultado de vidas bien vividas (1329).

Para Dios es tan importante la forma como cumplimos la meta, como la meta en sí misma (1438).

Sin la intervención del Espíritu Santo podemos ser líderes, pero no líderes espirituales (1476).

Los desafíos del ministerio revelan el pecado de nuestro corazón más que ser la causa del mismo (1528).

Por más organizado que esté tu tiempo, ten por seguro que en algún momento alguien te va a interrumpir. Las interrupciones son oportunidades en la agenda de Dios (1673).

No pierdas la confianza de tus ovejas por contarle a tu esposa sobre asuntos que ella no necesita saber y para los que no tiene la solución (1684).

Todo pastor debe anhelar ser confrontado por las Escrituras mientras prepara el mensaje que llevará a sus ovejas cada semana , pues esto implica que realmente la Palabra ha surtido efecto en él y ha logrado el propósito para el que Dios la envió (1936).

La meta del predicador no debe ser pararse detrás del púlpito cada domingo con el objetivo de ofender a tanta gente como le sea posible, sino más bien predicar la Palabra de Dios de forma tan fiel como su humanidad se lo permita, de manera que él no sea un obstáculo para que esta cumpla el propósito para el que Dios la reveló y la envió (1953).

La necesidad primaria de hoy es poder contar con mejores predicadores, pero también con mejores cuidadores del alma de las ovejas (2015).

Nada, ni siquiera una excelente exposición desde el púlpito, puede sustituir un corazón pastoral compasivo, tierno, que se duela y llore por la condición de las ovejas (2204).

Un comité eclesiástico puede reconocerte y nombrarte para un cargo pastoral, pero quien te hace pastor es el Espíritu de Dios (2277).

En algún momento de tu ministerio puede ser que alguien te acuse injustamente o que recibas fuertes críticas de personas que no apoyan la visión ministerial que Dios te ha dado. Cuando eso suceda, guarda silencio, ora y deja el asunto en manos de Dios (2553).

La manera como tratas la Palabra de Dios en el púlpito es la manera como la congregación aprenderá a tratar la Palabra de Dios en su vida (3080).

Nadie tiene toda la sabiduría, ni todo el discernimiento, ni todos los dones, ni todos los talentos, ni todas las ideas para poder pastorear solo (3364).


Imagen: Lightstock.
Compartir
CARGAR MÁS
Cargando