×

11 razones por las que debes pertenecer a una iglesia

1) Porque necesitas el apoyo y estímulo regular de la comunión cristiana.

¡La vida cristiana no está diseñada para vivirse de forma aislada, y aquellos que la viven de esa manera es probable que se estrellen (ver Heb. 3:12, 13, 10:25; Col. 3:16)!

2) Porque la comunión provista por amigos cristianos no sustituye pertenecer a una iglesia.

Eliges a tus amigos porque sus ideas y estilo son similares a los tuyos, pero Dios pone a diferentes personas en una congregación para que puedan aprender unos de otros (ver Ti. 2:1-10).

3) Porque los dones solo pueden usarse correctamente por alguien que sea miembro de una congregación.

Los dones son principalmente para la congregación, no para el individuo, y se usan correctamente para edificar la iglesia. La imagen de una iglesia como cuerpo nos dice que nuestros diversos dones se complementan entre sí. ¡No ves un pie o un ojo deambulando solo (ver Ro. 12:1-13; 1 Cor. 12)!

4) Porque la unidad básica de Dios es la iglesia, no el individuo.

La historia de la Biblia es la de Dios haciendo, formando, y refinando a su pueblo, comenzando con Abraham. Las vidas de personas como David, Isaías, los discípulos, y Pablo tienen su significado porque son parte de la comunidad continua de Dios. Ha durado unos 4,000 años, ¡y no hay señales de que Dios haya cambiado su plan (ver Gn. 12:1-3; Mt. 16:18; Ef. 2:11-21)!

5) Porque, sin eso, no estás pagando el precio de ser cristiano.

El “llanero solitario” es un estilo de cristianismo muy atractivo para algunos, pero evade un elemento básico: el costo del discipulado. Jesús llamó a sus seguidores a servir a su comunidad de fe para ser “esclavos de todos” (ver Mr. 10:35-45; Ef. 5:21).

6) Porque no puedes entender el Nuevo Testamento correctamente a menos que pertenezcas a una iglesia.

Si solo lees la Biblia en privado, entonces no estarás en el lugar correcto para escuchar la Palabra de Dios.

La mayor parte del Nuevo Testamento está dirigido a las iglesias. Si solo lees la Biblia en privado, entonces no estarás en el lugar correcto para escuchar la Palabra de Dios. “Privatizarás” su mensaje, y lo malinterpretarás (ver la mayoría de las cartas de Pablo).

7) Porque la madurez básica en la fe y el conocimiento solo se encuentra en la iglesia.

La Biblia enseña claramente que aquellos que no pueden hacer frente al “sistema” de la iglesia son inmaduros (ver Ti. 1:5; Heb. 13:17), y que la madurez y la plenitud de la fe se descubren como una experiencia corporativa en la comunidad cristiana (ver Ef. 3:14-21; 4:13-16).

8) Porque compartir el bautismo y la cena del Señor es básico para la obediencia cristiana.

Compartimos estos sacramentos debido al mandato de Cristo. No son ritos privados sino acciones corporativas del cuerpo de Cristo. Está mal solo ir de pasada; participar de ellos significa pertenecer a una iglesia (ver 1 Co. 10:16; 11:17-34; 12:13).

9) Porque someterse al liderazgo cristiano es parte integral del cristianismo del Nuevo Testamento.

Andar solo puede estar bien a corto plazo, pero eventualmente nos equivocamos si pensamos que no necesitamos estructuras y autoridad humana. La provisión de orden y autoridad de Dios en la iglesia es su forma realista de ayudarnos (ver Ti. 1:5; Heb. 13:17).

10) Porque los equipos de ministerio, los equipos de evangelismo, y las sociedades cristianas no pueden sustituir a las iglesias.

Las iglesias reflejan con mayor precisión la gracia gratuita de Dios.

 

Los grupos y equipos especiales son más emocionantes que las iglesias, porque atraen a personas con objetivos, ideas, y habilidades similares. Hacen un buen trabajo, pero no son lo mismo que las iglesias, porque tienen una membresía limitada y están orientadas a tareas. Las iglesias tienen que aceptar a todos, dotados o no; por lo que reflejan con mayor precisión la gracia gratuita de Dios (ver Ti. 3:1-7).

11) Porque escuchar sermones en línea no sustituye el recibir las palabras de Dios en la iglesia a la que perteneces.

Somos llamados a crecer hasta la madurez en las iglesias, no solo como individuos (ver arriba). Necesitamos personas ante las cuales seamos responsables de escuchar las palabras de Dios. El sermón que necesitas escuchar el próximo domingo viene del ministro de tu iglesia, que te ama y ora por ti. No puedes evaluar el estilo de vida del predicador en línea, por lo que no puedes evaluar su mensaje. Presentamos una versión editada de nosotros mismos en línea: son las personas que conocemos las que están en mejores condiciones de evaluarnos y evaluar nuestras vidas (ver Heb. 3:12, 13; Hch. 20:28; 2 Ti. 3:10, 11).

“Consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca”, Hebreos 10:24-25.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition Australia. Traducido por Equipo Coalición.
Imagen: Lightstock.
Recibe cada día los artículos, podcasts, y vídeos más recientes.
CARGAR MÁS
Cargando